jueves. 11.08.2022
RECICLAJE

Son Castelló, Son Rossinyol Can Valero y Son Valentí incrementan la recogida selectiva del 8,5 al 40%

Más de mil empresas se han apuntado en un año a la recogida puerta a puerta de materia orgánica, vidrio, envases y papel y cartón

El alcalde de Palma, José Hila y el presidente de EMAYA, Ramon Perpiñán, han presentado el balance del primer año de la implantación de la recogida puerta a puerta a los polígonos de Son Castelló, Son Rossinyol,  Can Valero y Son Valentí, así como la ampliación de este servicio a partir del próximo 20 de junio a los polígonos de Son Morro, Son Malferit, Son Oms, Sa Tapia y otras zonas industriales del Pil·larí y el Coll den Rabassa.

Después de un año de la implantación del servicio de recogida puerta a puerta de los residuos además de mil empresas de los polígonos industriales José Hila, alcalde de Palma, ha realizado una valoración muy positiva, tanto en cuanto a los resultados de recogida selectiva como por la colaboración de las empresas de la zona:

 

“Antes de la recogida selectiva puerta a puerta a los polígonos, solo se reciclaba el 8 por ciento de los residuos. Hoy, ya se ha logrado el 40 por ciento, mucho por encima de la media de Palma, que es del 28 por ciento”, ha afirmado el alcalde. 

 

Hila ha remarcado “la importancia de aplicar medidas para conseguir una ciudad más sostenible” e incrementar el reciclaje es “fundamental”. “Quiero agradecer a Asima, a las empresas y a los trabajadores y trabajadoras su implicación, que ha hecho posible esta buena cifra. También a EMAYA”, ha afirmado el alcalde. Ahora, se ampliará el servicio al resto de polígonos de la ciudad “gracias a la buena acogida y al éxito de la medida”.



La recogida puerta a puerta se implantó con el objetivo de mejorar el servicio para las empresas, incrementar el reciclaje de los residuos, para cumplir con el establecido a la Ley de Residuos y las ordenanzas municipales, así como mejorar la limpieza de estas zonas, evitando brutor y acumulaciones de residuos en los alrededores de los contenedores.

 

Este sistema de recogida supone una mejora de la imagen de los polígonos por la eliminación de contenedores de la vía pública, que a menudo son puntos de acumulación de residuos. Incrementando el reciclaje también se reduce la fracción de rechazo y por tanto la incineración. Es un sistema, además, que supone la corresponsabilidad de todos los sectores en la gestión de los residuos.

 

Antes de la implantación del sistema, a los polígonos industriales solo se recogía de forma selectiva el 8,3% de los residuos (básicamente cartón y algunos envases). En solo un año de implantación del nuevo sistema se ha llegado al 40% de recogida selectiva, siendo la media de todo el año el 36%, que era el objetivo esperado para el segundo año de implantación.


Estos buen resultados han motivado la implantación de este sistema al resto de polígonos y zonas industriales de Palma. A partir de día 20 de junio el mismo sistema de recogida se implantará en los polígonos de Son Oms, Son Morro, Son Malferit, Sa Tapia y otras zonas con implantación de empresas similares del Pil·larí, el Coll de en Rabassa, Son Ferriol, etc. Se prevé que unas 360 nuevas empresas de estas zonas se incorporen al nuevo servicio.


Para facilitar la implantación de este servicio previamente EMAYA realizó una intensa campaña informativa y se visitaron 820 empresas de Son Castelló, Can Valero, Son Ruiseñor y Son Valentí. Durante todo el año el equipo educativo y los técnicos de EMAYA han realizado un seguimiento de las empresas participantes, resolviendo dudas, realizando formaciones de trabajadores y resolviendo incidentes.

 

Ahora hace unas semanas se empezó la campaña en los polígonos de nueva implantación y el equipo educativo ya ha visitados más de 100 empresas. También se ha contactado con los representantes de los polígonos de Son Morro y Son Olmos para presentar el sistema y pedir su colaboración.

 

La campaña informativa se ha aprovechado para recordar que este servicio es solo para estos tipos de residuos, y que no se pueden depositar a los contenedores bajo ninguna circunstancia residuos propios de la actividad industrial (voluminosos, maderas, residuos de automoción, de construcción, etc.) ni residuos peligrosos. Mezclar estos residuos con otras fracciones se sanciona con multas hasta 3.000 €. Los residuos propios de la actividad industrial de cada empresa y los peligrosos se tienen que entregar a un gestor autorizado.

 

La implantación del servicio lleva a puerta también ha tengut resultados muy positivo en cuanto a la reducción de este problema y se ha reducido de forma muy considerable la presencia de residuos peligrosos e industriales (puedes de pintura, baterías, óleos de automoción, maderas, residuos de construcción, embalajes industriales, piezas de automóvil, material informático, etc.) en los contenedores de rechazo, un problema ambiental importante y una infracción grave de la normativa de residuos.

Son Castelló, Son Rossinyol Can Valero y Son Valentí incrementan la recogida selectiva...
Comentarios