lunes. 05.12.2022

El vicepresidente y conseller de Transición Energética, Sectores Productivos y Memoria Democrática, Juan Pedro Yllanes, ha asegurado que el Govern prevé alcanzar antes de que acabe el año alrededor de 1.000 puntos de recarga eléctrica para vehículos en la red pública.
 

La diputada popular Salomé Cabrera ha preguntado a Yllanes, en el turno de control al Govern en el pleno del Parlament, por la falta de puntos de recarga general y especialmente en zonas turísticas y por los problemas que están dando los existentes en todas las islas.
 

Yllanes ha respondido que, actualmente, la red de carga pública de movilidad eléctrica tiene 724 puntos de recarga en la red pública, que son 100 más que hace un año y "la intención a final de 2022 es estar muy cerca de un objetivo marcado para 2025, con 1.000 puntos de carga".
 

El vicepresidente ha añadido que además hay 17 millones disponibles de la convocatoria de ayuda de Moves 3, de los que 15,5 ya se han pedido, para poder acceder a subvenciones para la adquisición de vehículos eléctricos y para habilitar puntos de recarga.
 

Cabrera le ha reprochado a Yllanes que además de habilitar puntos de recarga tienen que funcionar y las reparaciones tardan más de un mes, y además el teléfono de atención de 24 horas no funciona. Ha puesto además ejemplos como que los cargadores de PortsIB en Sóller se inauguraron en verano y aún no están activos.
 

"Con más recursos que nunca ha fallado la gestión y su liderazgo para implicar a todas las administraciones y a la población en esta gestión", ha dicho Cabrera.
 

En respuesta a una pregunta anterior de la diputada del grupo mixto Patricia Font sobre los fallos en los puntos de la red MELIB, Yllanes ha recordado que el mantenimiento cuando era competencia de los municipios fue deficiente y el Govern decidió asumir la gestión de la red MELIB de puntos de recarga "para que funcione adecuadamente". Se ha externalizado a una empresa, ha explicado Yllanes.
 

Ha indicado que hay problemas de adaptación de las tecnologías a la demanda, un problema de suministro muy importante que afecta a cualquier tecnología y aún hay ayuntamientos que no se han sumado a la red MELIB.
 

"Estamos en trámites para que la red funcione lo mejor posible, porque si estamos con el mensaje de cambiar el paradigma de la movilidad, el Govern tiene que dar ejemplo y hacer una apuesta real y verdadera", ha defendido Yllanes.

El Govern espera alcanzar los 1.000 puntos de recarga eléctrica públicos este año
Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad