miércoles. 12.06.2024

La experiencia piloto de la jornada laboral de 4 días puesta en marcha por el Ayuntamiento de València ha supuesto una mejora para la salud y bienestar de los trabajadores, pero ha perjudicado al sector comercial de la ciudad, si bien el turismo y el ocio se han visto beneficiados.

Estas son las principales conclusiones de esta iniciativa, desarrollada durante cuatro semanas consecutivas entre el 10 de abril y el 7 de mayo de 2023, aprovechando la existencia de varios lunes festivos.

El estudio pretendía recopilar información para conocer cuáles son los cambios que se producen, como consecuencia de la disminución de la jornada laboral, sobre el bienestar, salud y calidad de vida de la ciudadanía y en torno a los efectos producidos sobre una serie de variables respecto de la alteración del medio ambiente y el clima.

Mejoras en la salud y bienestar

Una de las principales conclusiones es que la reducción de la jornada laboral ha supuesto una mejora de la salud y el bienestar de los trabajadores, que han dedicado más tiempo a hacer deporte, descansar y consumir alimentos preparados en casa.

Así, el 37,7% de las personas encuestadas afirma haber realizado más actividad física durante estas semanas que la que realiza en una semana normal; un 46,1 % ha dedicado más tiempo a la lectura; un 27,7 % a ir al cine, un 40,3 % a viajar y hacer turismo, y un 48,1 % a visitar parques, jardines o espacios naturales.

Los datos muestran también una significativa reducción de los niveles de estrés y mejores sensaciones con respecto al cansancio, la felicidad, el estado de ánimo y la satisfacción personal, y también ha mejorado la conciliación y el equilibrio entre la vida laboral y familiar/personal.

La jornada laboral de 4 días mejora la salud y perjudica al sector del comercio