lunes. 15.08.2022
PIMEM, a través de algunas asociaciones, alerta que la subida de precios pone en grave peligro a viabilidad de muchas empresas. Al posicionamiento ya conocido de la patronal mallorquina sobre el papel determinante de los oligopolios en esta tendencia alcista ahora se le suman las voces de diferentes presidentes que viven en primera línea los efectos de la hiperinflación.

 

APAEMA, la asociación de agricultura ecológica apunta que tanto el transporte para importar determinados productos como la materia prima usada para el “packaging” de los productos está afectando mucho a los payeses. Miquel Coll, su presidente asegura que “lo más delicado de la situación es que no se puede repercutir la subida al cliente y esto pone en peligro la viabilidad de la agricultura ecológica”. Otra fuente del sector primario asegura que “una empresa de 15 trabajadores y unas 20 máquinas ha pasado de pagar de entre 6.000 y 8.000 euros al mes en gasoil a los entre 20.000 y 26.000 mil euros”.

Por otra parte, el presidente de PIMEM-Comerç, Miquel Àngel Mateu, asegura que “donde el comercio nota más esta elevada inflación es en la pérdida de poder adquisitivo que tiene el consumidor y de donde se decide recortar es en el consumo de determinados productos o servicios ofertados en el pequeño comercio tradicional”.

El Gremi de Tintorers i Bugaderies habla de un “descalabro” en su cuenta de resultados. Su presidente Bernadí Salom asegura que en el caso de los tintoreros “el beneficio es cero y los desastrosos efectos negativos que ocasiona en las lavanderías es histórico, se trabaja mucho para márgenes ridículos o inexistentes”.

ASEMA, la asociación empresarial de automoción de PIMEM, por boca de su presidente, Joan Crespí, asegura que “un barril de 200 litros de aceite ha subido 180 euros en tres meses”. A este ejemplo de subida desmesurada Crespí añade que “para hacer frente a según que reparaciones que necesiten de piezas no consumibles se debe esperar una media de 20 o un mes”. Finalmente, el presidente de ASEMA, también ha indicado que las familias están haciendo un verdadero ahorro en kilometraje y donde antes la media podía estar en los 20.000 kilómetros ahora está por debajo de los 10.000.

CONSTRUÏM, la asociación de fabricantes de materiales de construcción prevé un invierno complicado si siguen subiendo los precios. Toni Garí su presidente, asegura que “donde se produce más tensión entre empresas y clientes es en las obras ya empezadas por las alteraciones de los precios dados en su momento”.

ADNEA, la asociación de desarrollo náutico de empresas y autónomos apunta a la preocupante subida de los costes de los materiales. Su presidente, Àlex Casares, también ve preocupante la reducción del poder adquisitivo de los trabajadores del sector por la subida de los precios en general.

La inflación pone en jaque a muchas pymes de Baleares
Comentarios