miércoles. 19.06.2024

El Foro de Empresas Innovadoras (FEI) y la Comunidad de Industria e Innovación (IND+I) han propuesto la creación de un fondo público-privado de 500 millones de euros para fomentar el crecimiento de las pymes y las empresas emergentes españolas, además de incentivos fiscales que impulsen la innovación en el país.

En un informe que se presenta este martes en un acto en Madrid, las asociaciones han propuesto 22 acciones en España con el objetivo de que el sector evolucione hacia un modelo integrador, sostenible y que tenga a la empresa en el centro.

Entre las políticas que debería llevar a cabo el sector público, FEI y IND+I proponen revisar la Estrategia Española de Ciencia, Tecnología e Innovación (EECTI) para adecuarla a la situación económica actual y que genere bienestar y riqueza a largo plazo.

Asimismo, plantean crear un Consejo Nacional de Innovación que sea responsable de proponer una Ley de Innovación con aspectos que no se recogen ni en la Ley de Ciencia ni en la futura Ley de Industria, y poner en marcha una comisión interministerial de coordinación de la innovación.

En el ámbito financiero, piden al Gobierno agilizar las convocatorias de ayudas, modificar la Ley General de Subvenciones para hacerla compatible con los plazos exigidos por las novedades tecnológicas, crear un registro amplio que facilite los trámites de evaluación o incrementar las partidas asignadas a subvención frente a las de préstamo, entre otras cosas.

Asimismo, solicitan excluir las deducciones por investigación y desarrollo (I+D) y las tecnológicas del cómputo de la base imponible previa de las que se establece una tributación efectiva mínima del 15% en las entidades que ingresen más de 20 millones.

Piden también que todas las empresas puedan compatibilizar los incentivos fiscales con la I+D+i y las bonificaciones a la seguridad social.

También desean implementar un plan estatal que impulse la inversión en empresas emergentes con beneficios fiscales, como la bonificación de la cuota de la Seguridad Social o la mejora de la fiscalidad del emprendimiento en serie, o la revisión del procedimiento de la compra pública innovadora.

Más allá del ámbito económico, las asociaciones proponen crear un atlas nacional de la innovación -una especie de ventanilla única que funcione de manera similar al de las empresas emergentes pero para el sector- o una plataforma de autodiagnóstico para ayudar a conectar el ecosistema.

Además del sector público, FEI y IND+I defienden que el sector privado también tiene que promover acciones como la creación de una Red de Innovación que fomente la colaboración entre empresas, el impulso a las compañías innovadoras y el estímulo de la colaboración público-privada, con modificaciones en los Pertes para que sean más eficaces.

También creen que se debería incentivar la internacionalización de la innovación de la empresa, definir junto con el Consejo Nacional de Innovación una hoja de ruta para el crecimiento de las cadenas de valor industrial o establecer relaciones de confianza con los principales proveedores.

En el ámbito educativo, consideran que se deberían incorporar contenidos de Ciencias Sociales y Humanidades a los planes de estudio de las asignaturas tecnológicas, incrementar los recursos para la innovación, incentivar la creación de conocimiento con otros agentes sociales o desarrollarlo junto a la empresa. 

El sector innovador pide incentivos fiscales y un fondo de 500 M€ para pymes