miércoles. 19.06.2024

La inversión en botellas de güisqui es la que más se ha revalorizado en los últimos 10 años entre los objetos de lujo, con un crecimiento del 373%, por encima de los coches (+185%) y del vino, que ocupa la tercera posición (+162%), según la clasificación de 2023 de la consultora Knight Frank.

La rentabilidad de ambas bebidas se ha situado en ese periodo de tiempo por delante de otros activos como los relojes (+147%), el arte (+91%), los bolsos (+74%), las joyas (+44%) y los diamantes (+ 16%), según el listado.

Pese al liderazgo del güisqui, su desempeño en 2022 fue el más flojo de todos (+3%), lo que Knight Frank explica por la entrada de muchos especuladores en el mercado con el objetivo único de obtener cuantiosos beneficios con reventas rápidas.

El motivo de este auge en las inversiones en vino y güisqui es que "son activos refugio ligados al consumo que no tienen correlación con los mercados financieros", explica a Efe el jefe de Inversiones de Oeno en España y Suramérica, Ivai Sicilia.

Las subastas suelen ser también la forma de darle salida a las inversiones en botellas de güisqui, donde algunas unidades, pueden llegar a venderse por cifras de cinco e incluso seis ceros, destaca el representante de Oeno.

El güisqui y el vino ya lideran las inversiones en lujo por encima de relojes, arte y...