domingo. 21.07.2024

El precio por la electricidad pagado por los hogares españoles en el segundo semestre de 2022 se situó entre los más elevados de la Unión Europea, con un 18% más de media pese a que la península aplicaba ya la "excepción ibérica", según datos publicados esta semana por la oficina de estadística comunitaria, Eurostat.

El precio del kilovatio/hora (KWh) en los hogares de España en la segunda mitad de 2022 fue de 0,3350 euros frente a los 0,284 euros/KWh de media en el conjunto de la Unión Europea y los 0,2906 euros/KWh en los países de la zona euro, en un cálculo que abarca el consumo tanto los hogares con contrato libre y regulado y que incluye también impuestos y peajes.

El precio final de la luz pagado en España fue sólo superado por Dinamarca (0,5871 euros/KWh), Bélgica (0,4489), Irlanda (0,4199), Chequia (0,3844), Italia (0,3641), Rumanía (0,3411) y Alemania (0,3357), si bien Eurostat no dispone de datos del segundo semestre de Portugal, que también aplicaba ya el mecanismo que permite limitar el precio del gas en el mercado mayorista.

En la primera mitad de 2022, la electricidad en España también fue de media más cara que en el conjunto de la UE, con 0,3071 y 0,2525 euros el kilovatio/hora, respectivamente.

En cuanto al gas, el precio pagado por los hogares españoles en el segundo semestre de 2022 se situó en 0,1138 euros/KWh, frente a los 0,1137 euros/KWh de promedio en los hogares comunitarios y 0,986 euros/KWh en los países de la zona euro, según los últimos datos de Eurostat.

España fue por tanto el sexto país cuyos hogares pagaron más por el consumo de gas en la segunda mitad del pasado ejercicio, superado sólo por Suecia (0,2751 euros/KWh), Dinamarca (0,2084), Países Bajos (0,1925), Chequia (0,1904) y Grecia (0,1599).

La luz en España, entre las más caras de la UE