jueves. 08.12.2022
INNOVACIÓN

La mallorquina Bitaqua usa el big data para gestionar el agua de forma sostenible

La empresa encuadrada dentro de Wireless DNA ha implementado con éxito sus soluciones tecnológicas en el municipio de Artá
Oficina de Bitaqua en Artá.
Oficina de Bitaqua en Artá.

Ahora mismo la sequía y la escasez de recursos hídricos en Baleares está suscitando un intenso debate público sobre medidas y soluciones, del que se han hecho eco los medios. Todo parece indicar que, si la situación meteorológica no mejora durante este otoño, va a seguir protagonizando la agenda pública en los próximos meses.

Sin duda las actuaciones son complejas y deben ir en varias direcciones. Desde las administraciones públicas se pone el acento en concienciar sobre un consumo más responsable del agua, en su reutilización e incluso y en restricciones que pueden llevar aparejadas sanciones.

Pero tal vez, no se está dando a conocer lo suficiente a la sociedad todas las ventajas que aporta una gestión eficiente del agua gracias a la incorporación de nuevas tecnologías como la digitalización, la IA y el big data. En este campo es donde viene trabajando la empresa mallorquina Bitaqua desde hace 10 años.

Esta empresa se integró el año pasado en una compañía referente de la innovación tecnológica como es Wireless DNA, liderada por Jose Mañas y que cuenta al especialista en tecnología, Tomeu Guiscafré, como CEO de Bitaqua i director de IoT en Wireless DNA

Bitaqua es una suite tecnológica made in Mallorca que gestiona de manera más eficiente y rápida todo el proceso de suministro de agua hasta el cliente final, bien sea el sector público o el privado los que gestionen las redes públicas de suministro.

Esta plataforma software y hardware ofrece para empezar un sistema integral de telelectura de contadores de agua que mide la eficiencia de las redes de abastecimiento de agua. Gracias al sistema de Bitaqua de telelectura que registra diariamente y de manera automática los consumos de agua cada hora mediante contadores individuales, se pueden anticipar problemas de sobreconsumo o consumos atípicos (desviaciones respecto al consumo habitual).

Esta información es especialmente relevante cuando hay restricciones en épocas de sequía, además de influir en la facturación de los tramos más altos de consumo de agua. 

Cuando hay más personas en la vivienda de las habituales o cuando se cambia algún electrodoméstico se modifica la pauta de consumo de agua. Además de contadores individuales, el control del suministro de agua se refuerza con la instalación de contadores sectoriales. La sectorización de la lectura del consumo contribuye también a detectar rápidamente las fugas o averías

En definitiva, la solución al problema de las pérdidas de agua implica trabajar en una doble dirección. Por un lado, invertir para mejorar las infraestructuras de agua que se han quedado obsoletas. Por otro, aplicar nuevas tecnologías (digitalización, internet de las cosas, automatización, big data y redes 5G) e innovación tecnológica a la gestión de las redes de abastecimiento de agua.

Esta información tiene una especial relevancia y utilidad cuando se aplica a casos prácticos. Por ejemplo, cuando es necesario preparar las instalaciones para adaptarse a picos de consumo en festividades que concentran a gran afluencia de público. O cuando la extracción del agua de los pozos que luego se acumula en los depósitos se realiza por la noche para adaptarse a los tramos horarios más ventajosos, generando así un ahorro energético considerable.

En conclusión, las soluciones para el agua desarrolladas por Bitaqua basan su diferenciación en tres aspectos clave: la alta especialización en innovación tecnológica, el conocimiento de la gestión del agua y la predicción meteorológica que proporciona Meteoclim (la división de meteo de WDNA), que permite prever necesidades de agua y gestionar el riesgo derivado de fenómenos meteorológicos adversos.

Un buen ejemplo del trabajo realizado por Bitaqua es el municipio de Artà  de 8.000 habitantes -en verano puede duplicar su población- que, al igual que el resto de la isla, necesita optimizar su red de distribución de agua.

Artà, desde principios de los años 2000, sufría unas pérdidas anuales de agua aproximadas del 60%. Ante este dato crítico, los gestores públicos se dieron cuenta de que debían detectar las fugas de agua mucho más rápido de lo que lo hacían para reducir su porcentaje de agua no registrada y para optimizar el gasto energético que suponía el arranque de bombas de extracción de agua con la metodología que tenían implementada.

Este proceso implicaba recopilar datos de su red, que hasta la fecha no tenían, y convertirlos en información procesada y útil para poder tomar las decisiones más adecuadas.

En el año 2015, como solución al problema planteado por el consistorio mallorquín, se puso en marcha un ambicioso proyecto de digitalización de la red de distribución de agua, liderado por Bitaqua, con el objetivo de identificar a medio plazo los puntos de pérdida y optimizar las obras de reparación de la red de distribución.

El proyecto de digitalización se ha abordado desde tres vertientes diferenciadas: Telelectura de los contadores de agua, sensorización de los niveles de los pozos, depósitos y presión y la automatización de la extracción de agua de los pozos, tales como nivel de agua, caudal entrante y control remoto de electroválvulas para la obertura / cierre de llenado. Todas estas actuaciones se centralizan en la plataforma software Bitaqua.

La implementación de este sistema de digitalización ha beneficiado claramente, tanto al ayuntamiento de Artà como a sus habitantes. Así el Ayuntamiento puede identificar fácilmente las zonas donde se producen pérdidas de agua. Además puede optimizar la extracción de agua de los pozos, con la disminución de los costes energéticos y reducir el tiempo de respuesta a las fugas de la red.

En cuanto a los ciudadanos de Artà, ahora disponen de una aplicación móvil donde pueden ver sus consumos de cada hora, activar alarmas de posible fuga interna, saber si hay o no consumo en su casa en caso de estar fuera de ella, y saber en todo momento lo que han consumido tanto en litros como en euros

La mallorquina Bitaqua usa el big data para gestionar el agua de forma sostenible
Comentarios