sábado. 13.04.2024

Torres Vila ha afirmado que la regulación y la supervisión europeas son hoy muy exigentes y la situación del sector es muy saludable, muy distinta a la que tenía tras la crisis financiera. “Vemos con confianza la situación de la banca europea”, ha señalado

La fortaleza del sector bancario se traduce en un mayor impacto positivo en la dinamización de la economía. “Los bancos tenemos un papel muy importante en la sociedad, contribuimos al desarrollo económico y al desarrollo social de las sociedades donde llevamos a cabo nuestra actividad”, ha explicado. En el caso concreto de BBVA, 2022 fue un año muy positivo, sobre todo por el crecimiento, con la incorporación de 11 millones de clientes.

De esta manera, BBVA llega a más personas con su actividad principal: la concesión de crédito. El año pasado, el banco incrementó el saldo de crédito concedido en 42.000 millones de euros, un 13% más que en 2021. La entidad ha ayudado a más de 100.000 familias a comprar su vivienda, y ha financiado a casi medio millón de empresas, incluidas pymes y autónomos. “Esa financiación supone fomentar la inversión que es lo que permite generar empleo y crecimiento económico” ha afirmado.

Con respecto al impacto que la crisis de Credit Suisse ha tenido sobre las cotizaciones de los bonos corporativos AT1 (conocidos como CoCos), Carlos Torres Vila ha señalado que este mercado se ha normalizado bastante y confía en que seguirá siendo un instrumento muy importante en la estructura de capital de la banca.

Sobre las previsiones macroeconómicas, ha asegurado que “seguimos pensando que va a ser un año mejor de lo que creíamos hace pocas semanas o meses”, a pesar de las incertidumbres y la persistente inflación. En concreto, BBVA Research prevé un crecimiento del PIB de España del 1,6% para 2023 y del 2,4% para 2024. Torres Vila ha afirmado que el impacto en el crecimiento económico de las turbulencias recientes será acotado, y espera que se retome la senda de la inversión.

Al respecto, ha recordado que los fondos europeos Next Generation son una oportunidad única para apoyar el crecimiento económico, a través de un modelo de desarrollo más digital, sostenible e inclusivo. En este sentido, los bancos estarían preparados para canalizar esos fondos y amplificar su efecto a través de financiación adicional.

Carlos Torres Vila (BBVA): “Vemos con confianza la situación de la banca europea”