sábado. 03.12.2022
IMPUESTOS

Llucmajor baja la tasa de basuras casi un 45% para el año 2023

Con esta medida, el Ajuntament busca luchar contra el cambio climático y favorecer la economía de las familias del municipio

undefined
Gracias a la colaboración de la población del municipio de Llucmajor en asuntos de reciclaje, junto a la gestión del Ajuntament en este ámbito desde 2020, año en que se puso en marcha el sistema de reciclaje en el municipio, ha permitido que la tasa de basuras pueda rebajarse casi un 45% para el próximo ejercicio.

 

Como ejemplo de esta reducción en la tasa de basuras, un hogar que no esté adherido al sistema de Inspección de Tratamiento de Residuos (ITR) durante este año, pagará una tasa de 285,2 euros en suelo urbano y 268 euros en caso de suelo rústico.

Si el mismo hogar se adhiere al programa de Inspección de Tratamiento de Residuos antes del 31 de enero, las mismas cuotas se verían reducidas a 160,6 euros y 86 euros respectivamente.

Desde el Ajuntament recuerdan que no se cobra la totalidad del importe de la recogida en el caso de suelo rústico, puesto que los propietarios de estas viviendas tienen que depositar los residuos en los diferentes puntos verdes existentes en el municipio.

Hay que destacar que la totalidad de los recibos de los domicilios, verán rebajados sus deberes, pero los grandes beneficiados son quienes han trabajado desde sus posibilidades, para mejorar las cifras totales del reciclaje de Llucmajor. Estos verán rebajados sus recibos en 45 euros respecto a lo que habrán pagado en el 2022. Un importe superior a las personas que no reciclan.

 

Desde el Consistorio llucmajorer indican que esta rebaja de las tasas ha sido también posible gracias al trabajo realizado en la reasignación de imposiciones a los negocios generadores, así como a la creación de nuevos epígrafes que no existían en el reparto del coste del tratamiento y recogida de basura.

Esta bajada de la tasa de ITR supone, en palabras de Pilar Bonet, regidora de Hacienda del municipio de Llucmajor, “un esfuerzo para estar al lado de las familias en un momento que es crítico para los hogares”. Y añadió que “los negocios del municipio han sido beneficiarios de otros modelos de ayuda, que no se ha podido trasladar a los particulares hasta el momento del cálculo de las tasas, por lo que es necesario y justo que el Ajuntament traslade estas ayudas, en forma de rebaja de impuestos, a los hogares de Llucmajor”.

Bernadí Vives, regidor de Entorno y Medioambiente señala que “desde el Ajuntament de Llucmajor queremos que la población sea partícipe de los beneficios que el reciclaje supone. Consideramos que todo el mundo necesita que las Administraciones estén a su lado en estos momentos, pero también es muy importante que los ciudadanos sepan que reciclar es beneficioso para el municipio, para la isla y para el planeta, y eso se debe premiar de algún modo a los que más se preocupan por mejorar nuestro entorno y luchas contra el cambio climático”.

Éric Jareño, alcalde de Llucmajor, declaró que “ahora es el momento de estar al lado de las familias del pueblo, en un momento en el que la inflación y las malas perspectivas financieras hacen peligrar las economías de los hogares, es momento de bajar impuestos y aligerar la carga del día a día. Es la prioridad del Consistorio, estar al lado de familias y empresas del municipio”.

Desde el Ajuntament aseguran que todos los hogares del municipio se pueden adherir al programa de Inspección de Tratamiento de Residuos pudiendo, de este modo, verse beneficiados de esta bajada de tasas.

Por último, aclaran que en s’Arenal y urbanizaciones, no están obligados a separar la fracción de orgánico, ya que no se dispone de medios físicos. Con el nuevo contrato de recogida de basura y limpieza viaria, que se estima se ponga en marcha el próximo año, se producirán modificaciones que contribuirán a una mejora del sistema de recogida en todas las zonas del municipio.

 

Llucmajor baja la tasa de basuras casi un 45% para el año 2023
Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad