lunes. 15.08.2022

Cualquiera que esté al frente de una empresa sabe que una de las parte más complicadas y delicadas es llevar la contabilidad de forma actualizada y correcta. Tanto si se es una gran compañía como si se trata de un autónomo lo recomendable es poner las cuentas en manos de una persona especializada en este campo pero también hay algunos valientes que se atreven, con esta laboriosa tarea en la que uno debe instruirse. 

 

Uno de los campos fundamentales en contabilidad es conocer cualquier sistema contable como se explica aquí. Y en este sentido hay que conocer las dos columnas la del debe y el haber y los asientos o notas que hay que insertar en cada una de estas columnas.

 

Podríamos decir de manera muy simplificada que el debe se corresponde normalmente con la columna de la izquierda y el haber en la parte derecha.

 

Las partidas de contabilidad en las que se reflejan debe y haber se clasifican en dos grupos diferentes. Por una parte tenemos el balance de Situación, en el que se refleja lo que tiene y debe la empresa. Este grupo se divide en cuentas de activo y cuentas de pasivo.

 

Por otro lado encontramos la cuenta de Resultados o de Pérdidas y Ganancias. Se trata de aquellas operaciones que modifican cuentas patrimoniales y se dividen en cuentas de gastos y de ingresos.

 

En cuanto a las cuentas de activo y pasivo veremos que las primeras se corresponden a bienes como dinero, cuentas a cobrar o equipamiento. Las del pasivo son las deudas de la empresa como lo que hay que pagar a los proveedores, a los bancos o impuestos por ejemplo.

 

Si hablamos de las cuentas de gastos son las que se ocupan de los pagos corrientes de una empresa tales como alquileres, nóminas, compra de suministros o los derivados de la seguridad social

 

En la cuenta de ingresos en cambio se insertarán las ventas, o cualquier operación que implique incrementar el patrimonio de la empresa.

 

Vistas las diferentes cuentas en las que se encuentarn en el debe y haber, también existen dos términos más que se deben tener muy presente a la hora de realizar un asiento contable. Por un lado hablamos de cargar una cuenta que es cuando se registra una operación en el debe, y por otro abonar que se refiere a cuando registramos una transacción en el haber.

 

Cualquier asiento contable que lleve una anotación en el debe de una cuenta, implica que también debe realizarse una anotación en el haber de otra cuenta (lo que se entiende por doble partida), ambas cantidades deben ser iguales, de manera que al final el asiento contable quede cuadrado.

 

En cuanto a los apuntes de ingresos, se anotan los aumentos en el haber y las disminuciones en el debe. En cambio, los aumentos de gastos se registran en el debe y las disminuciones en el haber. Además:

 

Las cuentas de activo aumentarán su valor por medio de anotaciones en el debe y reducirán su valor por medio de anotaciones en el haber.

 

Las cuentas de pasivo incrementarán su valor a través de anotaciones en el haber y disminuirá su valor por medio de anotaciones en el debe.

Que son y como funcionan 'el debe y el haber' en una contabilidad
Comentarios