sábado. 20.08.2022

El adiós a los 'Bin Laden'

/img/periodico/img_10157.jpg

 

Los billetes de 500 euros conocidos popularmente como 'Bin Laden' dejarán de fabricarse a partir del 2018.

 

¿Alguno de vosotros ha tenido en su poder un billete morado?. ¿Habéis pagado alguna vez con un billete de 500 euros?. Muchos de nosotros ni lo hemos visto y aún menos hemos pagado con ellos en algún establecimiento.

 

Entonces, ¿por qué tienen que desaparecer?. ¿Qué consecuencias tendrá para nuestra economía?.

 

¿Por qué desaparecen los billetes de 500 euros?.

 

La razón principal de su desaparición es que el billete de 500 euros es el más utilizado como fuente de financiación del terrorismo y otras actividades ilícitas. Por tanto, es el billete preferido por los criminales.

 

Los delincuentes no utilizan tarjetas de crédito, pues éstas dejan rastro. Sin embargo un millón de euros en billetes de 500 pesa sólo 2,2 kilos y cabe perfectamente en un maletín o un bolso pequeño.

 

En la actualidad hay en circulación 600 millones de billetes de 500 euros. Pero, ¿creéis realmente que hay otras razones para que desaparezcan además del terrorismo o financiación ilegal?.

 

Son muchos los que piensan que esta medida no es inocua ni inocente del todo y que tendrá consecuencias en la economía. Cabría preguntarse si tendrá más beneficios que costes para el sistema financiero.

 

Lo cierto es que la desaparición de un billete, no nos sale gratis. Y es que en este proceso, también hay perjudicados.

 

¿Quienes salen perjudicados?.

 

Un claro ejemplo en nuestro país es el sector agrícola. En muchas regiones de nuestros campos, el efectivo es el medio de pago predominante con el que se liquidan compras de tierras, venta de ganado, transacciones de cosechas, etc.

 

¿Qué coste tiene su desaparición?.

 

En su concepción, el billete de 500 euros nos sorprendió por su elevada remuneración. La retirada de billetes de 500 euros no generará mucho gasto, ya que será el poseedor del billete quien acudirá directamente a la sucursal o al banco central a canjearlos.

 

El mayor coste está en producir los nuevos billetes. Al desaparecer los billetes de 500 euros, éstos tendrán que sustituirse por otros de menor valor, generalmente serán los de 100 y 200 euros.

 

Pues bien, emitir nuevos billetes de 100 y 200 euros costaría una media de entre 8 y 9 céntimos por unidad, lo que elevaría la factura en unos 500 millones de euros.

 

Aún asumido ese gasto, dudo mucho que disminuyeran drásticamente las transacciones con fines ilícitos. De hecho, el impacto será muy limitado si no va acompañado de otras medidas.

 

Por ejemplo, en nuestro país se podría revisar el límite de pagos en efectivo, que actualmente está en 2.500 euros. Quizás sería bueno rebajarlo.

 

¿Cómo desaparecerán los billetes?.

 

En el proceso de fabricación de billetes previsto para el 2018, ya no figurarán los billetes de 500 euros. Sin embargo los que están en circulación conservarán su valor de manera indefinida y podrán ser canjeados en los bancos centrales de cada país durante un período "ilimitado" (según declaraciones del BCE).

 

Si tenéis algún billete de 500 euros y acudís al banco a que os lo cambie, a partir del 2018, el banco no se puede negar a cambiarlo siempre que disponga de billetes para ello.

 

También los que tengan billetes de 500 euros podrán seguir comprando con ellos. Por tanto, el final será paulatino, irán desapareciendo conforme se vayan rompiendo por el uso o se vayan canjeando en los bancos centrales.

 

¿Supone el principio del fin del dinero en efectivo?.

 

Las autoridades en la materia están empezando a optar por alternativas al uso del dinero en efectivo. Opciones que se presentan más seguras frente a robos y menos aptas para utilizarse en la economía sumergida.

 

También existe un cambio de tendencia en el consumidor. El cliente bancario actual es mucho más proclive a utilizar medios digitales para controlar su economía doméstica.

 

En banca se habla de una transformación digital y cada vez son más los usuarios de plataformas digitales. Incluso hay un auge de aplicaciones fintech (competencia directa de los bancos) que hacen más llevadero nuestro día a día.

 

Pese a que el BCE se empeñe en repetir que la desaparición del billete de 500 euros no supone un primer paso para acabar con el dinero en efectivo, lo cierto es que todo parece indicar lo contrario.

 

Mantener el dinero físico tiene un lado positivo. Su eliminación haría que se agrandara más la brecha digital, lo que generaría más desigualdad además de permitir que los bancos aumentasen su poder sobre los consumidores.

 

Sin embargo, ese cambio hacia lo digital es más que obvio. Los consumidores utilizamos cada vez más los sistemas de pagos electrónicos por resultarnos más seguros, cómodos y fáciles de controlar.

 

Incluso el propio presidente de los inspectores de Hacienda se muestra a favor de la eliminación del dinero físico ya que podría "eliminar" también gran parte de la economía opaca.

 

El tiempo lo dirá, aunque nadie puede negar la evidencia de que estamos llegando al final de una etapa. ¿Mejor?, ¿peor?. Lo veremos en su momento...

 

Amenazo con volver la semana que viene, cargada de nuevos contenidos con los que espero no defraudaros.

 

Hasta entonces, sed felices.

El adiós a los 'Bin Laden'
Comentarios