miércoles. 28.09.2022

¿Qué elementos debemos tener en cuenta a la hora de solicitar una hipoteca?

Hoy vamos a tratar de forma general qué debemos tener en cuenta antes de solicitar un préstamo con garantía hipotecaria.

 

Ya sea a la hora de solicitar un préstamo para inyectar dinero en nuestro negocio, ya sea para la adquisición de una vivienda o local, somos muchos los que ante la falta de liquidez recurrimos a la financiación bancaria para afrontar nuestros sueños y proyectos.

 

La fórmula más común para obtener esa financiación es recurrir a entidad bancaria para que nos preste ese dinero bajo unas determinadas condiciones -  básicamente tipo de interés remuneratorio y plazo de devolución-.

 

La entidad bancaria ante esa petición interesa otorgar en garantía de la devolución del importe interesado y prestado la entrega de una garantía que le permita asegurarse el cobro de lo adeudado en caso de incumplimiento en la devolución de la deuda.

 

La garantía más habitual es la garantía hipotecaria, que consiste en conceder a la entidad bancaria un derecho sobre un inmueble, para que en caso de dicha deuda o cantidad prestada no sea satisfecha o el compromiso incumplido, tenga la posibilidad de ejecutar ese bien, para o bien obtener el líquido para recuperar el dinero prestado o bien convertirse en propietario y vender dicho inmueble para recuperar la deuda.

 

Dicho esto, ¿qué hay que tener en cuenta antes de solicitar un préstamo con garantía hipotecaria?

  • Ser realista con lo que tienes y lo que vas a pedir. Esto es, estudiar bien tu situación, tu viabilidad para conocer que cantidad vas a solicitar para que la obligación de devolución no te ahorque. Este elemento es muy básico, pero muchas veces se olvida.

 

Y ligado con ello, la solvencia de la persona o entidad que solicita el préstamo es esencial para que la entidad bancaria decida dar conformidad a la operación.

 

  • Analiza, estudia y sobre diferentes tipos de hipoteca y ofertas que las diferentes entidades bancarias pueden ofrecerte. Compara, nunca te quedes con la primera opción. El elemento clave a tener en cuenta a la hora de comparar es el interés que cobra la entidad bancaria para prestarte el dinero, el interés remuneratorio. Esto es qué te va a costar que te presten el dinero. Bajo la referencia de ese tipo de interés hay varios tipos de hipoteca:

 

  • A tipo fijo: El tipo de interés que se aplica durante el plazo de devolución va ser siempre el mismo, con lo cual la cuota mensual a pagar siempre va a ser la misma.

 

  • A tipo variable: El tipo de interés a aplicar está compuesto por índice de referencia (normalmente el euríbor, hoy en negativo) más un diferencial. Este diferencial es el que va a variar de entidad bancaria a otra. El importe de las cuotas mensuales a pagar sube o bajan en función de las variaciones del índice de referencia. Cuanto mayor sea el Euribor y más alto este el diferencial concertado, más vamos a pagar.

 

  • A tipo mixto: El tipo de interés que se aplica combina el pago de una cuota mensual a tipo de interés fijo durante los primeros años del préstamo, y el resto de años hasta su vencimiento se aplicará un tipo de interés variable.
  •  

Elegir un tipo u otro va a depender de tus condiciones y circunstancias particulares, y de la situación económica del momento.

 

A ello habría que añadir el plazo de devolución de la cantidad prestada, lógicamente a más años para devolver, menor es la cuota a pagar durante ese plazo. El plazo de devolución que van a ofrecerte básicamente dependerá de la edad de la persona que interesa el préstamo, o en caso de que sea una entidad jurídica de su solvencia y viabilidad.

 

  • Conocer bien tus derechos. A raíz de las nuevas modificaciones incluidas en la Ley Hipotecaria recuerda:

 

  • Todos los gastos de concesión del préstamo hipotecario, incluido el Impuesto sobre Actos jurídicos documentados, correrán a cargo de la entidad bancaria. Esto es, no se abonan los gastos de notaría ni de registro relativos a la escritura de constitución de garantía hipotecaria.

 

  • Sólo deberás atender el pago de la tasación del inmueble a entregar en garantía, sin que sea necesario que sea la entidad bancaria sea la que realice la operación, puedes acudir a cualquier tasadora habilitada por el Banco de España.

 

  • Información. La entidad bancaria debe informarte al detalle de las condiciones del préstamo.

 

Así pues, básicamente se necesita ser realista con la situación que uno tiene e información de las condiciones a cumplir, a partir de allí suerte y a por ese nuevo proyecto.

¿Qué elementos debemos tener en cuenta a la hora de solicitar una hipoteca?
Comentarios