domingo. 23.06.2024

CaixaBank Research, el servicio de análisis de CaixaBank, augura que el PIB turístico español será en 2023 un 2,3% superior al de 2019, antes de la pandemia, tras cerrar 2022 todavía un 1,8% por debajo del de ese año.
 

"El sector parte de una posición de privilegio debido a su baja exposición a los costes energéticos, ya que destina apenas un 3% de sus ingresos a sufragarlos", señala la fuente en su informe sectorial.
 

A este factor se añade que "se han acometido alzas de precios en 2022 respondiendo a la fortaleza de la demanda, lo que ha permitido defender los márgenes y prepararse de cara a que los incrementos de costes persistan durante 2023" y que "la demanda turística se muestra resiliente y aún presenta margen de crecimiento con respecto a lo alcanzado en 2022".
 

Según este servicio de análisis, 2022 cerrará con un incremento del 66% con relación a 2021, año marcado todavía por las restricciones a causa de la pandemia, si bien prevé "un dinamismo algo menor" en este cuarto trimestre a consecuencia de "las dificultades económicas en la Unión Europea", que se dejarán notar aunque de forma "limitada".
 

La actividad turística debería recobrar fuerza a partir del segundo trimestre del año próximo, en consonancia con la previsible mejora de la economía comunitaria, añade el informe.
 

Así, y pese a que "el escenario macroeconómico se presenta como un riesgo para la evolución de la actividad", "la demanda turística aún goza de importantes palancas de crecimiento para el año que viene, con lo que estimamos que completará su recuperación en 2023", concluye CaixaBank Research.
 

Una de las "palancas de crecimiento" en 2023 será la recuperación del turismo no europeo, unos visitantes "que fueron los que más potencial de crecimiento ofrecían para algunos destinos turísticos españoles".
 

El informe constata que el sector ha sido capaz de "aumentar sus precios sin que la demanda turística se haya visto muy resentida", lo que no quita que "el principal foco de incertidumbre se cierne sobre los costes, por lo que los gestores de las empresas turísticas deberán estar alerta para atajar cualquier posible desviación de lo presupuestado para el ejercicio 2023".
 

"De cara a 2023, esperamos que los costes de producción sigan siendo elevados y que, en algunos casos, se mantengan al alza. A ello se le deberán sumar las revisiones salariales, que, si bien se espera que sean contenidas, son el principal coste de las empresas turísticas (en promedio, las empresas del sector dedican un 21% de sus ingresos a pagar salarios). Con ello, si el sector quiere seguir defendiendo sus márgenes, se verá obligado a continuar subiendo precios", concluye CaixaBank Research.
 

Con relación a la hostelería, el estudio resuelve que en 2022 "la recuperación ha sido diversa, pero generalmente positiva".
 

Un 18% de los bares, un 26% de los restaurantes y un 37% de los restaurantes gastronómicos arrastrarán todavía caídas de facturación con respecto a 2019, según la fuente.

CaixaBank prevé que el PIB turístico en 2023 supere en un 2,3% a la prepandemia