domingo. 26.05.2024

El Ministerio de Trabajo está ultimando los detalles del denominado Estatuto del Becario con el objetivo de presentar a los agentes sociales un texto que permita cerrar un acuerdo sobre la regulación de este colectivo, que comenzará a cotizar a la Seguridad Social desde este mes de octubre.

Las negociaciones de esta norma, que arrancaron en abril del año pasado y con la que se busca regular los derechos de las personas en prácticas, se han extendido más de lo inicialmente previsto en aras de consensuar un acuerdo de todas las partes.
 

La aprobación de esta regulación busca acabar con el fraude detrás de prácticas y becas, especialmente en las extracurriculares (las que no están ligadas a ninguna formación reglada), uno de los principales puntos de escollo para el acuerdo.
 

De hecho, el Gobierno logró cerrar en octubre del año pasado un principio de acuerdo con los sindicatos sobre un texto que después se modificó en ese punto de las extracurriculares para intentar atraer a la patronal.
 

En ese pacto con los sindicatos se estableció que solo serían posibles cuando formasen parte de los contenidos curriculares para la obtención de títulos oficiales.
 

Para el resto de prácticas deberían usarse los contratos formativos regulados en la reforma laboral (artículo 11 del Estatuto de los Trabajadores), que son el de formación en alternancia o el de adquisición de práctica profesional.
 

La nueva propuesta del Gobierno daría una cierta flexibilización a esa prohibición de las prácticas no curriculares, según fuentes de la negociación.

Los sindicatos expresaron sus dudas sobre el cambio y, tras la ultima reunión del 30 de marzo pasado, las partes siguen esperando la versión de Trabajo en una negociación que ha terminado entrando en el arranque del ciclo electoral con las autonómicas y municipales del 28 de mayo.

"Estamos (...) intentando reorganizar los detalles de una norma compleja", reconocía esta semana el secretario de Estado de Empleo y Economía Social, Joaquin Pérez Rey, que recordaba que también están implicadas en su elaboración las universidades, el sistema de Formación Profesional y los servicios de empleo.
 

"La intención clara es que se apruebe esta legislatura y de la mano de los interlocutores sociales", incidió Pérez Rey.
 

Desde los sindicatos confirman que siguen sin novedades y a la espera de que el Gobierno envíe el texto con las últimas modificaciones.
 

El estatuto del becario también establecerá, entre otros aspectos, límites para el número de personas en formación práctica en una empresa, así como el derecho a la compensación de gastos, vacaciones, días festivos o al uso de los servicios con los que cuenten las personas trabajadoras en el centro de trabajo en las mismas condiciones.
 

LOS BECARIOS COMIENZAN A COTIZAR EN OCTUBRE

En paralelo a esta negociación, el Ministerio de Inclusión ya dejó fijado el pasado mes de marzo en el real decreto ley de la reforma de pensiones la inclusión en la Seguridad Social de los becarios.
 

Así, los alumnos que realicen prácticas formativas o prácticas académicas externas incluidas en programas de formación, donde entran alumnos universitarios y de formación profesional, comenzarán a cotizar desde este próximo mes de octubre.
 

Según la norma, a las cuotas por contingencias comunes de estas cotizaciones se les aplicará una reducción del 95 %.
 

Asimismo, la norma contempla la posibilidad de que los becarios puedan computar, a través de un convenio especial con la Seguridad Social, hasta dos años de prácticas que hubieran realizado antes de la fecha de entrada en vigor de la ley. 

Los becarios comenzarán a cotizar en octubre con su nuevo estatuto