domingo. 19.05.2024

El encarecimiento medio de la vivienda nueva y usada en España cierra 2023 con un repunte del 5,1% en comparación con el año anterior, según la conclusión anual de la estadística que elabora la tasadora Tinsa.

En el último trimestre del año, añade la misma fuente, se ha confirmado una "desaceleración general y progresiva" de los precios residenciales en España, con un valor medio de la vivienda nueva y usada del 4,1% más en tasa interanual, un 1% menos respecto al trimestre anterior.

De esta forma, el ritmo de aumento de los precios se modera. Según los datos del estudio, en el tercer trimestre la subida media de los precios de las viviendas fue del 5%, del 4,9% en el segundo y del 6,3% en el primer trimestre del año.

Esta moderación paulatina es "consistente con el descenso gradual" de la demanda residencial que se observa desde finales de 2022 a medida que comenzó a trasladarse a la economía el "impacto de la subida" de los tipos de interés por parte del BCE, explica la tasadora.

El año 2023 concluye con la vivienda nueva y usada en España revalorizada de media un 38,4% desde sus mínimos y se encuentra en niveles de precio del primer trimestre de 2011, un 18,3% por debajo de los máximos del cuarto trimestre de 2007 tras el auge inmobiliario, describe el análisis.

Freno más lento en la costa

En las zonas de costa los precios residenciales "continúan reflejando" entre octubre y diciembre una desaceleración más lenta que la media nacional.

El informe lo explica por la existencia de una "mayor demanda" de segundas residencias para uso vacacional propio, asociada a un perfil de comprador con alto poder adquisitivo y "menos sensible" al impacto de la inflación y los tipos de interés a la hora de tomar su decisión de compra.

En ese sentido, la estadística destaca un "dinamismo sostenido" de los precios en las ciudades costeras de Valencia (10,6% más) y de Almería, Santa Cruz de Tenerife y Málaga, todas ellas con precios en torno a un 9% superiores a los del cuarto trimestre del año anterior.

También Madrid y Barcelona han experimentado un "ligero impulso" en este último trimestre y sitúan en el 6,1% y 3,5% más en el cuarto trimestre en tasa interanual, frente al 5,7% y 2% que registraron en el trimestre anterior.

Niveles de compraventas saludables

El informe resalta que el volumen de compraventas ha sido menor en 2023 que en 2022, pero apostilla que "se mantiene en niveles saludables", aún por encima de las cifras de 2019.

La comparativa con respecto al año pasado de las compraventas mensuales registra un ritmo de contracción "cada vez menor", lo que también apunta hacia una "estabilización de la demanda en torno a la media histórica de transacciones”, explica el estudio.

El indicador mensual de hipotecas también muestra desde septiembre una desaceleración de las caídas interanuales.

En relación con la moderación de la inflación y la demanda de viviendas, el análisis subraya que esa tendencia "irá restableciendo el poder adquisitivo" de los hogares, en tanto que resalta que la estabilización de los tipos de interés "dejaría de penalizar" el consumo y dinamizaría las inversiones.

“Esta coyuntura apoyaría la estabilización de la demanda en torno a sus niveles medios de transacciones de compra a la par que sostendría los precios en el actual entorno de oferta limitada”, 

Por regiones, los mayores incrementos del valor de las viviendas en el último cuarto del año en tasa interanual se localizan en Navarra (9,6% más), Baleares (8,1%) y Comunidad Valenciana (7,5%).

Tan solo Murcia y Ceuta muestran crecimientos en tasa interanual inferiores al 2%, mientras que Madrid cerró el periodo con el 3,9% más y Cataluña, con un 4,8% más.

Por capitales, los mayores incrementos de precios de la vivienda nueva y usada en tasa interanual en el cuarto trimestre se localizaron en Guadalajara (16,8%), Valencia (10,6%) y Santa Cruz de Tenerife (9,1%).

El encarecimiento de la vivienda cierra 2023 en el 5,1%