jueves. 22.02.2024

Hablamos con Toni Santos, fundador y experto en marketing digital de la agencia mallorquina Ximbomba, sobre la proliferación de servicios de gestión de redes sociales, generación de contenido y campañas promocionales en el mundo digital.

- La oferta de servicios de community management propiciados por grandes compañías está creciendo exponencialmente. ¿A qué se debe este fenómeno?

-Es evidente que las empresas cada vez son más conscientes de la importancia de estar presentes en las redes sociales y no quedarse atrás, no desaparecer entre la competencia. Un negocio que no cuida su presencia online contribuye a que pueda generar rebote al cliente digital, que con gran probabilidad le solicite por esa vía.

El vicepresidente de Google hace poco confirmó en unas declaraciones que la generación Z ya realiza un 40% de sus búsquedas en redes sociales, y no en Google. Ellos son nuestros presentes y futuros clientes. Contar con un perfil actualizado y profesional es indispensable.

Dicho esto, donde hay demanda hay empresarios dispuestos a aprovecharlo. Hasta Media Markt ofrece servicios de community management, se pueden imaginar.

- ¿Cómo se produce en masa una labor altamente vinculada con la creatividad?

-Bien mal, valga el oxímoron. Es imposible realizar un buen trabajo que dé sus frutos sin priorizar 3 factores: la distinción, la rapidez y la cercanía.  

Estas empresas de las que no diré nombre trabajan con plantillas preestablecidas similares para todos, repitiendo conceptos en bucle y en absoluta desconexión con el cliente. Las agencias con cientos de empleados, jugando al quién da más, suponen 2 problemas imperdonables.

El primero es el bajo nivel formativo de los empleados que realizan las labores más mecánicas. Es imposible que los profesionales más capacitados revisen todo lo que hacen. Fruto de ello, se cometen errores garrafales que hacen perder presupuestos enteros destinados al marketing. En mi trayectoria he visto muchísimos de ellos. Dichos errores son desconocidos para el cliente pues se les omite la información.

Eso, si no se trabaja en cuentas fuera de la propiedad del cliente, cosa que debería ser un delito pues priva de disponer de esa cuenta de negocio, su aprendizaje y las campañas contratadas al cliente. Para este propósito, buscan mediante ofertas suculentas captar clientes con escasos conocimiento sobre RRSS y SEM, lo cual es normal porque no se puede saber de todo.

La friolera del 70% de los clientes de mi agencia vienen de haber probado suerte con empresas así. La consecuencia es una tremendamente decepción que hace mucho daño a mi sector profesional por los nulos resultados a raíz de una actuación mediocre. Personas que, tras aprender a base de golpes, buscan a alguien cercano y transparente para volver a confiar el desarrollo de una estrategia comercial a la que veían futuro, y tenían razón. Estos valores solo se los puede aportar una agencia modesta y profesional. Aunque suena a tópico, lo barato sale caro.

El segundo problema que presenta trabajar con estas agencias en masa es la rotación de plantilla o fuga de cerebros. Ya sea por razones salariales o de crecimiento profesional, les es complicado fidelizar empleados. Un problema que recae directamente sobre el cliente que ve como cada cierto tiempo sustituyen al profesional que tenían vinculado con su marca en cuestión, suponiéndole una perdida de tiempo importante tener que volver a educar al empleado en los valores de su marca y preferencias de trabajo.

Además, la separación entre departamentos hace que cada tarea a pautar sea una odisea. Esto sin hablar de los tiempos de respuesta y ejecución.

- ¿Cuál sería su recomendación para aquellos negocios o emprendedores que desean impulsar su estrategia digital?

-Huyan de este tipo de propuestas. Todos los que tenemos un negocio sabemos lo que cuestan las cosas y es por eso que un precio económico para una labor tan importante como es la imagen de su negocio no casa con obtener resultados de éxito. Un buen trabajo requiere de mimo, dedicación, un oído amigo y un equipo capacitado. Si el objetivo es cuidar su imagen o conseguir ventas e ir escalando, les adelanto que eso no va a ocurrir.

Es prioritario dedicar ese presupuesto a mejorar el Market Plan Fit de su servicio/producto u otras labores comerciales. O, en todo caso, esperar un tiempo prudencial como para poder trabajar unos meses con una agencia de marketing digital local bajo las recomendaciones que os aporten. Un consejo que probablemente aprecien cuando vean crecer su proyecto de verdad y sigan delante. En el mundo digital, como en los trabajos artesanos, pequeñas agencias dan grandes resultados.

Toni Santos: “Pequeñas agencias, grandes resultados”