miércoles. 12.06.2024

“Vienen tiempos muy complicados para el Club Náutico que exigen un ejercicio de realismo”. Tomeu Berga, candidato a la presidencia del Club Náutico de Palma en el proceso electoral que se celebrará el próximo 26 de octubre, ha señalado esta mañana en rueda de prensa que la prioridad absoluta, en caso de ser elegido, será renovar la concesión del club o preparar un concurso de la mano de los mejores profesionales del sector.

“Si vamos a un concurso público, lo tendremos muy difícil”, aseguró Berga. Berga es uno de los tres candidatos que se postulan a la presidencia del club náutico más antiguo de las Islas Baleares. Rafael Gil y Miquel Matas son los adversarios de Berga en esta carrera electoral que se celebra en el momento más complicado de la institución desde su fundación en 1948.

Actualmente, el Club Náutico de Palma goza de una ocupación temporal de su actual ubicación, una vez expiró su concesión en diciembre de 2022.

“El socio no es consciente de lo que esta ocurriendo y es preciso decirle toda la verdad”, afirmó Berga. Opina que la resolución judicial que hay en este momento, si la sentencia fuese favorable, arreglaría el problema. “Hay una vía legislativa que implica una ley de puertos que refleje la singularidad de los clubes náuticos, pero que todavía está muy lejos de conseguirse. Hasta resolver esta situación es imprescindible mantener la austeridad en el control de gastos y proponer nuevas vías de ingresos, con el objetivo de tener la máxima tesorería para poder afrontar la renovación o el concurso y que afecte lo menos posible al bolsillo de los socios y socias”, ha explicado Berga.

“Cualquier programa electoral está supeditado a renovar la concesión y si vamos a un concurso, se tendrá que plantear un nuevo modelo de club. Por eso no tiene sentido que alguna candidatura este presentando proyectos tan ambiciosos como una escuela municipal de vela fuera de las instalaciones del club. Esto no es ser realista, en la situación actual del RCNP”, detalla Berga. “Necesitamos -añadió- una ley de Puertos del Estado que tenga en cuenta las particularidades de los clubes náuticos”.

Algo más de 2.000 socios podrán votar el próximo 26 de octubre. Berga asegura que se siente respaldado por la masa social del club y que muchos de sus socios “me han pedido que me presente a las elecciones”. “Hay un descontento evidente en estos últimos 4 años de gestión”, reitera Berga.

Además de la clave de bóveda de la concesión y mientras se resuelve todo lo relacionado con la renovación, Berga presenta un proyecto con toda una serie de actuaciones concretas con el fin de mejorar la calidad del servicio que ofrece el club a sus socias y socios en el día a día. En menos de una semana los socios del Club Náutico de Palma decidirán sobre el futuro de laentidad. Unas instalaciones que, tal y como detalla Berga en su programa electoral, deben permanecer “a flote” en tiempos convulsos.

Tomeu Berga: “La prioridad absoluta es renovar la concesión del Club Náutico de Palma”