miércoles. 12.06.2024

El Tren de Sóller es uno de los iconos turísticos de la isla de Mallorca. Detrás de este histórico transporte se encuentra una empresa dirigida desde hace 16 años por Oscar Mayol como presidente. El tren se reactiva ahora tras dos meses de obras y Mayol nos realiza un análisis de la situación de este transporte tan emblemático en la isla.

-El Tren de Sóller reinicia su actividad después de dos meses de obras. ¿Cuales son las mejoras que se han realizado?

-La inversión que hemos realizado roza los dos millones de euros. Primero de todo paramos los automotores de la linea que revisamos completamente para que estén a punto para el inicio de la temporada. También realizamos un mantenimiento integral y mejora de los vagones.

Sobre la vía incidimos en las zonas donde ha habido más desgaste a lo largo de la temporada y las reparamos. Aparte seguimos haciendo las labores de instalar via en placa en el Tunel Mayor. Esto supone cimentación y quitar las antiguas traviesas. De esta manera consolidas el tunel y evitas tener agua dentro. También se repasa la vía aérea y se talan pinos si hay alguno con peligro sobre la vía.

-¿Qué balance hace del 2022, el primer año postpandemia en el que se pudo operar con una cierta normalidad?

-Estamos contentos por que tuvimos una buena temporada. Nosotros tenemos dos tipos de cliente básicamente turístico. El que va con turoperador y el que aparece por libre en la estación. Este último ha tenido un comportamiento correcto en cuanto a números pero, en cambio, hemos notado una bajada importante del turista de turoperación que podría llegar a un a 18% menos.

Creemos que esto se debe a que en este año los turistas aún tenían la psicosis de evitar transporte colectivo en las excursiones por que además se tenía que llevar mascarilla y esto les frenaba. Se dedicaban a hacer la excursión por su cuenta. 

También es verdad que las prioridades de los turistas han cambiado. Ahora buscan evitar las aglomeraciones y sentirse más cómodos en espacios con menos gente.

En lineas generales ha sido una buena temporada pero hay que tener claro que no hemos llegado aún a los niveles de 2019. Tenemos que pensar que nos han fallado mercados y la crisis se ha notado. El Brexit también nos ha pasado factura por que el turista inglés le cuesta más venir a Mallorca. Son una suma de factoress que nos han condicionado de forma negativa.

-La retirada de la mascarilla en el transporte público os beneficiará?

-Creo que si. La pandemia fue una situación nunca vivida muy traumática para todos pero ya tenemos que empezar a dejar en el pasado. Ya no tiene que crear un problema. 

-¿Hay cliente residente también en el Tren de Sóller?

-Aún tenemos descuento de residente para los municipios de Soller, Palma y Buñola. El tren de Sóller como transporte público no funciona. Está muerto en este sentido. Si no hubiese turistas el tren no funcionaría. Debemos tener en cuenta que existe la alternativa del autobús para los residentes que tiene más frecuencias, es más rápido y más económico. 

El Tren de Sóller si se utiliza como transporte público cada día es el más barato del mundo. Una persona que lo use todo el año paga 75 euros al año. Por otro lado, el tranvía hasta el Puerto de Soller si que hay mucho residente que lo utiliza de forma habitual por costumbre y por las dificultades de aparcamiento en el puerto. En cambio el Tren ha perdido este uso. 

-A partir de aquí como analiza la gratuidad del transporte público que se está aplicando?

-En realidad el transporte público no es gratuito por que lo pagamos todos con nuestros impuestos. Si a nosotros nos pagasen los gastos también lo haríamos gratuito.

-¿Cómo les ha afectado el actual momento económico y sobre todo la inflación?

-Para empezar tenemos problemas para conseguir determinados materiales. También tenemos problemas con el alto coste de la energía. Son gastos directos que afectan a la explotación. Todo ha subido de forma escandalosa y afecta a los números de la empresa. El tren de Sóller es muy artesanal y esto eleva muchísimo los costes. Solo de salarios se van casi 5 millones de euros anuales y facturamos 12 millones aproximadamente. La masa salarial es un porcentaje muy elevado

Hay que pensar que nosotros tenemos los mismos precios tarifados desde 2012. No se han tocado los precios desde ese año. Estamos intentando ahora pactar con la administración una subida. Para ello estamos preparando un proyecto en este sentido.

"Tenemos los mismos precios desde 2012"

-¿Es imprescindible esta subida para dar viabilidad a la empresa?

-Aún tenemos algo de margen en este aspecto pero nos estamos quedando sin posibilidad de maniobra.

-Usted lleva en el cargo ya 16 años. ¿Cómo ha cambiado el Tren de Sóller en este tiempo?

-El tren ha mejorado de cara al exterior y también de cara al interior. De cara al exterior hemos vinculado el tren con el arte. Cuando llegas a la estación de Palma tenemos una exposición de Miró única en el mundo y cuando llegas a la estación de Sóller en su interior tienes exposiciónes de Miró y Picasso. Esto no sucede en ninguna otra estación de todo el mundo. Aparte tenemos el Museu de Can Prunera. Hemos hecho una apuesta por el arte que le da un valor añadido al tren.

Donde hemos trabajado de forma profunda es a nivel interno. Cuando entramos en la gestión era un tren con fecha de caducidad. En 2011 acababa la concesión. Conseguimos una prórroga de la concesión a cambio de realizar una importante inversión para dar viabilidad de futuro al tren. El tren estaba en muy mal estado en aquel momento.

El tren en esencia es el mismo de siempre. Nuestros esfuerzos van enfocados hacia aquí. Lo que queremos es que una persona, cuando suba al tren, rememore como viajaban nuestros abuelos. 

"Hemos hecho una apuesta por el arte que le da un valor añadido al tren"

-Dirigiendo una empresa con esta focalización al turista ¿Cómo analiza el planteamiento de limitación del turismo y el cambio de modelo económico que se está lanzando desde las administraciones?

-Yo lo veo con buenos ojos. Lo que pasa es que la problemática no la veo con limitar el turismo sino en la oferta ilegal. Tenemos charters ilegales, oferta vacacional ilegal, etc... y es lo que hace daño. Se tiene que hacer una muy buena gestión de esto y se tiene que tener todo en cuenta.

Hay que procurar que la limitación sea correcta y válida y no haya gente que escape de ello. Todo el mundo está a favor de poner unos límites pero es dificil ajustar estos límites. 

En Mallorca no podemos estar hablando de turismofobia. Si en Mallorca cerramos al turismo no habrá trabajo para todo el mundo. Vivimos del turismo y ahora mismo no hay alternativa.

-El sector turístico tiene buenas previsiones para la próxima temporada. ¿Comparte este optimismo?

-Creo que tendremos una buena temporada. Soy prudente pero también optimista. Tenemos la suerte de tener una gran conectividad aérea con Europa y ser un destino seguro y de calidad lo que nos hace muy atractivos.

Oscar Mayol: "Si no hubiese turistas el Tren de Sóller no funcionaría"