jueves. 18.07.2024

La vicepresidenta y consejera delegada de Iberostar, Sabina Fluxá, ha dicho este jueves que, en los últimos meses, en muchos de los destinos donde opera el grupo se observan niveles de demanda similares a los de 2019 y es un patrón que se repite también para los de invierno y el primer trimestre de 2022.

 

En la crisis provocada por la pandemia de covid-19 "no ha habido un problema de demanda, sino ha sido una cuestión de restricción de movilidad" y, de hecho, hay una demanda comprimida enorme, ha aegurado Fluxá en el foro 'non stop', organizado por la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD).

 

Por tanto, "la demanda está ahí y la cuestión es cómo vamos a seguir viajando" y, en este sentido, el Iberostar "tiene muy claro que la única forma de seguir impulsando el turismo a nivel internacional es haciéndolo de una manera responsable".

 

La directiva ha relatado que Iberostar ha utilizado tres palancas en la etapa de recuperación de la pandemia: la seguridad sanitaria, la calidad y la sostenibilidad.

 

La seguridad es fundamental para recuperar la confianza de los clientes y, de hecho, la efectividad de las medidas tomadas por el grupo se refleja en el hecho de que, desde enero de 2021, la incidencia en sus hoteles ha sido tan sólo del 0,2%.

 

En cuanto a la calidad, es "sagrada e incuestionable" para el grupo y no se puede renunciar a ella, y "hemos visto, en los últimos meses, que los precios en todos los hoteles están por encima de los de 2019 y es la misma pauta que estamos observando de cara al año que viene".

 

Las crisis aceleran tendencias y la tendencia hacia una mayor personalización y customización es una realidad que ya se venía observando y que se ha acelerado con la covid-19, ha agregado.

 

Es muy importante como marca seguir diferenciándose y la diferenciación es vital para competir hoy en día, ha destacado la directiva.

 

Por otro lado, después de la pandemia, la salud mental se ve afectada y hay riesgos de migración hacia otros sectores, así que el grupo ha puesto mucho foco en cuidar a sus personas y está haciendo un esfuerzo en motivar y retener a su gente.

 

En cuanto a la sostenibilidad, Iberostar tiene totalmente medida su huella de carbono y ha asumido el objetivo hasta 2030 para ser neutro en carbono.

En opinión de Fluxá, el turismo sostenible es rentable por el mero hecho de que los clientes lo demandan y también los empleados quieren vincularse a proyectos empresariales con valores.

 

El turismo siempre va a existir, la gente quiere viajar, lo que se tiene que tener muy en cuenta son las externalidades negativas que pueda generar en el entorno que es lo que hay que abordar.

 

Respecto a fusiones y cierta tendencia a concentración, según Fluxá, "puede ser una realidad", dado que la pandemia ha sido un impacto muy duro para todos, "si bien es cierto que en general ha habido una resistencia importante, pero que va a haber movimientos corporativos en el futuro, puede ser", ha concluido.

Iberostar observa niveles de demanda similares a 2019 en muchos destinos