jueves. 30.05.2024

AUBOCASSA celebra 25 años desde que iniciara toda una revolución en el mundo del aceite de oliva de alta gama. Mario Rotllant, propietario de Bodegas RODA, quiso buscar un paisaje mediterráneo donde aplicar el concepto de pago, de finca y de añada en el aceite: “Quisimos aplicar el conocimiento de la viña y la bodega en el sector del aceite, siendo pioneros en España”, explica Rotllant.

AUBOCASSA fue el primer aceite de la nueva generación de aceites de oliva españoles que salió al mercado, marcando un antes y un después en el concepto del aceite de oliva. “Fue toda una revolución, creamos un concepto que no existía”, afirma Agustín Santolaya, director general de Bodegas RODA, quien inició este proyecto junto a Isidro Palacios, director de campo. Comenzaba así, hace un cuarto de siglo, una nueva etapa en la calidad del aceite de oliva en España.

El aceite de oliva virgen extra AUBOCASSA fue el primero concebido bajo la idea de “pago”, es decir, obtenido a partir de olivas de una única finca y sin mezclar aceites de diferentes años, potenciando así la idea de añada. El objetivo era aplicar el buen saber hacer en el vino de Bodegas RODA a la obtención de un aceite de oliva de máxima calidad.

Además, fue la primera vez que se utilizaron, en conjunto, toda una serie de innovaciones para lograr la máxima calidad: recolectar las aceitunas exclusivamente del árbol en su momento de sazón, trasladarlas a la almazara en el mínimo tiempo posible (menos de una hora), molturarlas a una temperatura bajísima (por debajo de 26ºC) y, una vez elaborado el aceite, mantenerlo en atmósfera inerte hasta su embotellado. Una visión sin precedentes sobre el aceite que marcó un antes y un después en el sector.

También fue la primera plantación con fines comerciales en el Pla Mallorquín, sirviendo como revulsivo para el desarrollo del cultivo del olivo en la zona. Por tanto, Aubocassa fomentó la actividad agrícola en la isla para la elaboración de aceites de máxima calidad, impulsando así la generación de un nuevo sector en Mallorca.

El concepto de pago, aplicado al olivar, se extendió por toda la geografía española. Una forma de entender el aceite revolucionaria que llevó a Agustín Santolaya, director general de Aubocassa; Alfredo Barral, fundador de Hacienda Queiles; y Carlos Falcó, Marqués de Griñón, a fundar en 2005 la Asociación Grandes Pagos del Olivar. Una asociación concebida para agrupar a todos los proyectos oleícolas de calidad de España que elaboran excelentes AOVES singulares de pago, con la tecnología más avanzada y bajo criterios de sostenibilidad y respeto al medio ambiente. Hoy son siete almazaras de toda España  las que forman parte de este exclusivo grupo.

Grupo RODA, propietaria en la actualidad de Bodegas RODA (DOCa Rioja) y Bodegas LA HORRA (DO Ribera del Duero), inició a finales de los años noventa su proyecto oleícola en Manacor, en una antigua heredad mallorquina del siglo XII, que cuenta con una alquería restaurada, un conjunto arquitectónico de gran valor histórico, donde también se encuentra la almazara.

Con este proyecto, Grupo RODA se da cuenta de que el aceite era otra forma de captar el paisaje y, en este caso, la variedad arbequina es capaz de transmitir como ninguna las sensaciones del paisaje del Pla Mallorquín. Ahora, cumplen 25 años mostrando la Mallorca más rural a través de su aceite de oliva virgen extra AUBOCASSA, elaborado 100% con las olivas de arbequina obtenidas exclusivamente de los olivos con los que cuenta en la actualidad su finca de Manacor.

“Con AUBOCASSA queremos captar el paisaje de Mallorca y allí no puede haber amargos, ni picantes. Allí hay luz, hay sol, viento, flores, huertos y eso es lo que queremos reflejar en este aceite”, explica Santolaya.

El objetivo deseado es obtener un zumo de fruta fresca, con claros matices frutales y vegetales, para el que se utilizan 8,5 kilos de olivas, para obtener un litro de aceite, cuando lo habitual es usar la mitad para ese mismo volumen. De esta forma, en la actual añada de AUBOCASSA 2023/24, se pueden apreciar aromas a piel del limón, a hierba fina recién cortada por la mañana, también notas a huerto con el tomate de “ramallet” de forma destacada, a alcachofa, casi una cesta de verduras frescas; también a almendra verde y lentisco. Un aceite de oliva aromático y fresco en boca.  

Como en los viñedos de sus proyectos vitícolas, el sistema de cultivo de los olivos es respetuoso al máximo con el suelo, la flora y la fauna autóctonas, reduciendo al mínimo el uso de abonos y productos fitosanitarios. Los suelos de la finca se mantienen con hierba natural para evitar la erosión y favorecer los ciclos reproductores de los insectos beneficiosos. En el momento de la recolección, se mima al máximo el proceso y el fruto llega en un tiempo mínimo a la almazara, situada en pleno olivar. Una distribución que le permite desarrollar el esquema de “château”, con la zona de elaboración lo más cerca posible de la plantación de olivos. Además, Aubocassa cuenta con una tecnología pionera en España que supuso un avance crucial en el sector del aceite de oliva de máxima calidad.

Aubocassa celebra 25 años de excelencia en el sector del aceite de oliva