sábado. 20.04.2024

El vicepresidente de la CEOE y presidente del Instituto de Estudios Económicos, Íñigo Fernández de Mesa, ha avisado este miércoles de que la productividad y las horas trabajadas están descendiendo en España, con la consiguiente bajada de los beneficios de las empresas.

En un desayuno informativo organizado por el Norte de Castilla, el vicepresidente de la CEOE ha subrayado que las empresas españolas están perdiendo beneficios porque "no están trasladando a precios el aumento de costes", al tiempo que también ha aumentado el coste de la contratación de trabajadores.

"Quien más ha perdido ha sido la empresa, el trabajador ha perdido algo y quien más ha ganado ha sido el Estado", ha expresado el ponente, al tiempo que ha asegurado que "cuando el Gobierno dice que las empresas se están forrando no es cierto".

Sobre la situación económica actual, Fernández de Mesa ha reconocido que los datos que maneja la patronal invitan a no ser tan pesimistas como se creía a finales del año pasado y ha augurado que la economía crecerá por encima del 1 % este año, algo "esencial para que no se destruya empleo".

El vicepresidente de la CEOE ha alertado también de que la inflación será el principal elemento de alerta en este 2023, que habrá que atajar con medidas que "no sean populistas", como "impuestos a los ricos, a las grandes fortunas y con cortinas de humo que distorsionan y no solucionan el problema de déficit público".

Precisamente, Fernández de Mesa ha dicho que uno de los principales elementos a corregir en el futuro es la "grasa pública", en alusión al déficit público, que "no está nada saneado".

LAS REPRESALIAS A FERROVIAL AHUYENTAN A EMPRESAS

Sobre el traslado de la sede social de Ferrovial a Países Bajos, el vicepresidente de la CEOE ha indicado que lo que le preocupa a la patronal no es que empresas decidan salir de España, que siempre es "algo complicado", sino que las posibles "represalias" del Gobierno acaben "ahuyentando" a nuevas compañías.

Asimismo, sobre este tema, Fernández de Mesa ha opinado que el Gobierno y su presidente "no deberían insultar a nadie, tampoco al presidente de una compañía", ya que la empresa ya está lo "suficiente demonizada" por cierto sector en España, ha apostillado.

La CEOE avisa: están bajando la productividad y los beneficios empresariales
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad