viernes. 08.12.2023

¿No ha habido tiempo durante el invierno para realizar todas estas obras?. ¿No han podido organizar las obras durante los meses en los que la ciudad ha estado a medio gas y prácticamente vacía debido a la pandemia?. ¿Era necesario poner Palma patas arriba a las puertas de la Semana Santa?.

 

Estas son algunas de las preguntas que la Patronal del Pequeño y Mediano Comercio de Mallorca (Pimeco) lanza al Ajuntament de Palma debido a la explosión de obras en la ciudad. Circular y caminar por Palma se ha vuelto una odisea.

 

“Todas las obras se han empezado al mismo tiempo y parece que como decimos en mallorquin que no hi som a temps. Nos da la sensación de que el Ajuntament de Palma quiere llegar a las próximas elecciones con todas las obras hechas”, afirma el Presidente de Pimeco, Toni Fuster.

 

“No se ha podido elegir peor momento para iniciar estas obras, ya que nos encontramos a las puertas de Semana Santa a punto de recibir los primeros turistas del año. Esto dará una imagen terrible en los turistas, lo que provocará que este disminuyan las visitas a la ciudad y los comercios, una vez más, sufriremos las consecuencias de esta mala gestión del Ajuntament” denuncia Fuster.

 

Pimeco denuncia que hay obras en la zona catedral que llevan meses realizándose y todavía les quedan aproximadamente 9 meses para acabarse. En un entorno clave y de visita turística obligada, hay un serio perjuicio para las ventas de los comercios del entorno, cuyas bajadas de facturación ya son muy importantes. La calle Nuredduna hasta Junio/Julio no estará terminada. Los arreglos de canalizaciones tanto de Jaime III como de la calle Olmos van para largo, si bien en esta última hay un compromiso de paralizar las obras a inicios de la temporada turística. Sin embargo las galerías de la Plaza Mayor, remodelación prioritaria ya quedaran para la siguiente legislatura.

 

Tras dos temporadas en las que ha habido poco turismo como resultado de la pandemia, este es el primer año en el que los números parecía que iban a remontar, afirman desde Pimeco. Los comercios de Palma esperaban la llegada de los turistas con optimismo y, sin embargo, se ha elegido el peor momento para realizar estas obras obstaculizando la circulación y dificultando el acceso a los locales.

 

“Los turistas al ver que no pueden circular tranquilamente y apreciar la magia del centro de Palma, preferirán visitar otros lugares, algo que no va a beneficiar al pequeño y mediano comercio, a quienes ya les está costando sobrevivir por la subida de los costes de la electricidad y por la aumento de los carburantes que también afecta al bolsillo del consumidor. “Basta con salir a la calle y ver el descontrol que hay. Han tenido 3 años para hacer las obras y deciden empezarlas ahora todas a la vez”, añade Fuster

Pimeco: "El Ajuntament de Palma ha puesto la ciudad patas arriba a las puertas de la...
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad