viernes. 12.08.2022

La formación marcará diferencias en el sector turístico

El Sector Turístico se dedica a ofrecer a sus clientes dosis de felicidad, a través del negocio del ocio “PORQUE SIN OCIO NO HAY NEGOCIO”.

 

Las personas cuando se desplazan de sus hogares habituales hacia otros destinos, lo hacen con las altas expectativas de pasárselo muy bien y de premiarse. Este objetivo se convertirá en realidad si cada uno de los profesionales en cada relación con los clientes orientan sus actitudes y sus aptitudes hacia la satisfacción del cliente, buscando diferencias con la competencia para conseguir sorprenderlo al poder disfrutar de sensaciones que hasta la fecha no había tenido ocasión, a sabiendas de que las expectativas son “LA TALLA DE CADA CLIENTE”.

 

Para conseguirlo, la hostelería debe convertirse en la obra de los CINCO SENTIDOS, siendo entonces la única posibilidad de disfrutar a la vez de esta maravilla que son los sentidos.

 

1º.-A LA VISTA le haremos disfrutar con unos jardines y entornos bien cuidados, con una decoración acogedora, con unos uniformes estéticamente armoniosos, con unos colores equilibrados en la exposición de los manjares y con una arquitectura atractiva y puesta al día.

 

2º.-AL OÍDO le haremos disfrutar con una música suave, con silencios espaciados, con tonos bajos en la comunicación, sin ruidos desafinados y dejando que la naturaleza en la extensión de sus jardines, exponga sus variados y suaves tonos y variedades musicales.

 

3º.-AL OLFATO le haremos disfrutar con los olores a limpio y natural del agua de la piscina, con los aromas de la naturaleza que nos rodea, de la lencería que nos acompaña, del ambiente que nos envuelve y como no, con la higiene de los empleados que nos atienden.

 

4º.-AL GUSTO le haremos disfrutar con la amplia variedad de sabores de nuestra gastronomía, aguas, vinos y cavas. La  variedad, cantidad y suculenta oferta gastronómica nos facilitará la tarea.

 

5º.-AL TACTO le haremos disfrutar con la textura de las toallas, manteles, servilletas, sábanas, albornoces y temperatura del agua.

 

Para poder desarrollar con éxito esta exhibición, es preciso PREPARAR A TODOS LOS ACTORES DEL SECTOR HOSTELERO en el ARTE DE ANFITRIONEAR, a través de la profesión de VENDEDOR DE FELICIDAD. Para conseguirlo hace falta que practiquen estas "DIEZ CONDUCTAS DE LOS ANFITRIONES":

 

1ª.-Que saluden al cliente antes de que lo haga él con una amabilidad extrema.

2ª.-Que se presenten con una agradable sonrisa al cliente, con su nombre y/o lo lleven bien visible.

3ª.-Que traten al cliente por su apellido, siempre que sea posible, con la discreción debida.

4ª.-Que chequeen constantemente los detalles de su entorno, consiguiendo una alta calidad en las instalaciones y en los servicios.

5ª.-Que avisen con agilidad de cualquier anomalía que observen aunque no sean de su directa responsabilidad.

6ª.-Que nunca expresen un "no" rotundo a una solicitud de un cliente, buscando siempre alternativas.

7ª.-Que practiquen en su relación con sus compañeros una amabilidad proactiva para crear un “EQUIPO EFICIENTE CON ARMONÍA”.

8ª.-Que cuiden su estética e higiene, estando siempre impecables.

9ª.-Que aporten constantemente ideas para vender a sabiendas de que los sueldos solo los pagan las ventas y bajar los costes innecesarios.

10ª.-Que se formen cada mes, para seguir siendo útiles al objetivo de “LA FELICIDAD DE LOS CLIENTES”.

 

Si sus empleados practican estas conductas conseguirá tener profesionales buscados y deseados por los clientes que potenciaran su “MARCA” a través de las redes sociales.

Recuerde que los factores materiales como los edificios, y las instalaciones se pueden comprar y se pueden copiar. La creación y el mantenimiento de verdaderos ANFITRIONES, VENDEDORES, PROACTIVOS Y POLIVALENTES ni se compra, ni se copia, ni se vende, depende de la calidad total, de la organización y especialmente del liderazgo del equipo directivo, si provoca, y obviamente de la formación al predicar con el ejemplo.

 

La formación marcará diferencias en el sector turístico
Comentarios