miércoles. 24.04.2024

A tan solo unos meses del verano, la inflación y la crisis energética están teniendo sus primeros efectos en el sector del alquiler vacacional. Con el aumento de los precios de la electricidad, la calefacción y el agua caliente, las viviendas turísticas se han encarecido y los veraneantes deben estar preparados para gastar un poco más en sus próximas vacaciones.

Así lo confirma el portal de alquileres vacacionales y apartamentos Holidu que junto a Bookiply, software para el negocio de las viviendas vacacionales han encuestado a más de dos mil propietarios en España, Italia y Alemania para conocer sus proyecciones para este año. 

La inflación no parece frenar las ganas de viajar y los propietarios esperan expectantes la temporada estival. Si bien por ahora los destinos turísticos más buscados del país están en las regiones de Andalucía, Cataluña y la Comunidad Valenciana, ya son varios sitios españoles que están llenando sus alojamientos para los próximos meses.

En este sentido, y según la encuesta realizada por Holidu, el 52% de los propietarios españoles espera tener más reservas que el año anterior, seguido de un 35% que dice esperar cifras similares (sin incremento) y solo un 12% ve la previsión algo más desfavorable indicando que será un año de menos reservas.

Según la plataforma de alquileres, la renta de una vivienda turística en España cuesta actualmente unos 187 euros por noche en el mes de agosto, lo que significa un incremento del quince por ciento si se compara con los precios del año pasado.

Estas subidas también se reflejan en los resultados de la encuesta, en donde un 48% de los propietarios españoles afirma que aumentará sus precios este año.

Si bien este incremento se veía venir, el 39% respondió que esta subida será inferior al diez por ciento en un esfuerzo por reducir el impacto en los bolsillos de los huéspedes. Otros de los resultados, arrojaron que el 18% piensa incrementar sus precios entre un diez y un veinte por ciento y solo el 0,1% subirá aún más sus precios de acuerdo a la encuesta. 

A diferencia de otros países donde se ha especulado con cierres temporales de alojamientos turísticos por la crisis energética, en España, los propietarios han mantenido su negocio sin interrupción. De esta forma, la mayoría de los propietarios (73%) no se ha planteado, ni tiene previsto dejar de alquilar su vivienda vacacional a pesar de la actual crisis. Sin embargo, casi un tercio se lo podría plantear (26%). 

"Casi ningún propietario ha cerrado su propiedad turística en invierno. Muchos anfitriones son propietarios particulares y hoy más que nunca dependen de los ingresos que les aporta su negocio de alquiler. Aunque los meses fríos suponen un aumento de los costes de electricidad, los caseros tienen la oportunidad de educar a sus huéspedes sobre cómo cuidar la energía juntos." señala Esteban Farías, portavoz y comunicaciones de Holidu. 

La mayoría de los propietarios ya han invertido en medidas de ahorro energético

Sumarse a la tendencia sostenible, además de contribuir al impacto medioambiental, se convierte hoy en una alternativa para que los caseros de viviendas se vean menos afectados por la subida de los precios de la energía. La idea de reformar  la vivienda con una perspectiva a largo plazo se está convirtiendo en una tendencia creciente entre los españoles que viven del turismo de alquiler. En este sentido, el 48% de los anfitriones españoles ya ha reaccionado al aumento de los costes con medidas y ha acondicionado su vivienda. 

La mitad de los propietarios de alquileres vacacionales subirá sus precios por la...