miércoles. 19.06.2024

El Govern quiere aprobar antes de la próxima campaña vacacional un nuevo decreto contra el turismo de excesos que elimine la actual zonificación, que los cuatro municipios afectados consideran negativa para su imagen e injusta, e incremente las sanciones contra quienes cometan actos incívicos.

El conseller de Turismo, Jaume Bauzà, ha explicado que estas serán las líneas principales de una reforma del decreto que ha expuesto este lunes en la primera reunión de la legislatura de la Comisión para el Fomento del Civismo en las Zonas Turísticas.

Bauzà ha subrayado que el principal objetivo de la modificación es aplicar "mano dura" contra los incívicos, sean turistas o residentes e independientemente de dónde estén alojados, ya que, a juicio del nuevo Govern, las sanciones en vigor no castigan con suficiente rigor los excesos.

El conseller ha evitado definir un calendario preciso para la aprobación de la nueva norma, que como la de 2020 será un decreto ley, pero ha confiado en tenerla en vigor cuando comience la campaña turística de 2024.

Respecto a su voluntad de modificar el nombre para eliminar de su título el concepto de "turismo de excesos", ha subrayado que la semántica tiene en este caso un carácter estigmatizador que se quiere corregir, lo cual responde a la demanda de los municipios de las zonas turísticas señaladas.

El decreto en vigor, que prevé sanciones de hasta 600.000 euros para los comportamientos más graves, es de aplicación en determinadas zonas de los municipios de Calvià, Palma, Llucmajor y Sant Antoni.

Representantes de estos ayuntamientos, junto con responsables de los consells de Mallorca e Ibiza y de las fuerzas de seguridad del Estado han participado en la comisión de este lunes.
 

A esta reunión seguirá en breve otra de la subcomisión de la que forman parte patronales, sindicatos y representantes vecinales, un órgano previsto en el decreto ley que nunca se ha convocado, ha lamentado el conseller.
 

En la reunión de este lunes se han analizado los episodios de excesos registrados en este último verano en las zonas turísticas masivas de Sant Antoni, Llucmajor, Calvià y Palma, una campaña que, según Bauzà, ha sido mejor que la anterior. No obstante, el conseller no ha ofrecido ningún dato para avalar esta mejora.
 

El caso más grave, y de mayor repercusión para la imagen turística de Mallorca, fue el de una agresión sexual en grupo a una joven en la Playa de Palma en julio. Además, se produjeron otros casos de violencia sexual grupal que también han sido tratados en el encuentro.
 

El director general de Turismo, Josep Aloy, ha indicado que en la campaña preventiva dirigida a turistas británicos jóvenes que se llevará a cabo durante la feria turística de Londres, que se celebrará a principios de noviembre.

El Govern promete 'mano dura' contra el incivismo tanto de turistas como de residentes