jueves. 13.06.2024

Impulsa Baleares ha participado en la presentación del informe ‘Productores de las Baleares · Situación actual y potencial competitivo’, que ha realizado expresamente por encargo de la Asociación de Empresas Productivas de las Islas Baleares (AEPIB).

 

A través del contenido de este informe es posible abordar el estado actual de los segmentos productivos en los cuales operan una serie de productores que destacan, sobre todo, por la conexión intensa que mantienen con las especificidades y atributos del territorio.

 

La propuesta de valor, única y diferenciada, de los ‘productores de las Baleares’ se ubica en una amplia gamma de segmentos manufactureros de larga tradición al archipiélago, los cual generan, actualmente, un valor añadido bruto de 337,26 millones de euros anuales, a través de una masa crítica formada por 864 empresas que ocupan a un total de 8.822 trabajadores.

 

Concretamente, hay que situar a los ‘productores de las Baleares’ en tres especializaciones distintas, que son la agroindustria –que, vinculada al primario y a las actividades de distribución de los productos elaborados, aglutina cerca de tres cuartas partes del valor añadido total (74,8%)–, el hábitat –alrededor de actividades relacionadas con el textil, la fabricación de materiales y revestimientos diversos, el mobiliario y la iluminación (13,4%)– y la moda –asociada al diseño de traje y calzado (11,8%).



El director técnico de la Fundación, Antoni Riera, ha puesto de manifiesto que «el potencial que atesoran estos productores puede ser clave en la hora de apostar por la reespecialización industrial de las islas, comoquiera que descansa en bases de conocimiento productivo sólidas y connectables con otras esferas de nuestro tejido productivo, los servicios incluidos, como los turísticos, que también se encuentran en la tesitura de reformular su propuesta de valor actual».

 

Con todo, los retos de estos ‘productores’ se centran, hoy, al fomentar su intensidad tecnológica, mejorar la eficiencia de sus procesos, tanto industriales como empresariales, y orientar la inversión hacia activos intangibles basados en el conocimiento, ya sea heredado o adquirido. Sin duda, la vinculación que los ‘productores de las Baleares’ mantienen con el territorio es la piedra de toque, siempre, puntualiza Riera, «que se encuentre la fórmula para capitalizarla».

 

En cuanto a esta cuestión, «no se trata de apelar a valores a preservar, sino de valores a proyectar en los mercados internacionales, que son exigentes y complejos, pero que, al mismo tiempo, están abiertos a múltiples oportunidades para los actores que están dispuestos a innovar, a ser más eficientes y, sobre todo, más sostenibles y responsables».



Por su parte, Biel Huguet, presidente de AEPIB ha asegurado que “no podemos salir de esta crisis tal como hemos entrado, es decir con una Mallorca enfocada al monocultivo turístico no puede ser. Se tiene que potenciar la diversificación y la que tiene más potencial es la basada en el producto local puesto que es quien tiene más diferenciación”.

 

Gustavo de Vicente, Gerente de PIMEM, ha asegurado que “tener vive el sector industrial todo y sus dificultades y, muchas veces con un trato injusto respecto al sector servicios, invita a la esperanza de recuperar tejido productivo, fortalecer nuestra economía y roturar, aunque sea muy despacio, con la dependencia del monocultivo turístico. La pequeña industria Balear son pilares y cimientos de futuro así como ilusión para seguir proponiendo nuevas maneras de generar riqueza y trabajo”.



El informe destaca que la industria de las islas, en general, está tocada. Pero, paradójicamente, se encuentra ante una gran oportunidad para levantar el vuelo, desde propuestas de valor nuevas, únicas y diferenciadas, capaces de aprovechar el amplio bagaje de conocimiento productivo acumulado; y, muy importante, de conectarse con otras esferas de nuestro tejido productivo –los servicios incluidos, como los turísticos–, que también se encuentren en la tesitura de reformularse.

Los productores de Baleares generan un volumen de negocio de 337M€ al año