martes. 16.08.2022
ENERGÍA

El precio de la luz y los carburantes compromete el verano de los españoles

La crisis energética sigue pasando factura a los hogares españoles, a pesar de las medidas adoptadas por el Gobierno, en un verano marcado por los elevados precios de la electricidad, tres veces más cara que hace un año, y del combustible, con la Operación Salida de agosto a la vuelta de la esquina.

Este viernes se cumple, precisamente, un mes de la entrada en vigor del límite al precio del gas para generación eléctrica, un mecanismo que ha aliviado en un 18,3 % (unos 55 euros) los niveles del mercado mayorista de la electricidad o "pool", que repercute en la tarifa regulada a la que están acogidos casi 11 millones de consumidores.

 

Las tensiones geopolíticas derivadas de la invasión rusa de Ucrania a finales de febrero se han apoderado de los mercados energéticos, ya volátiles desde el año pasado por el incremento descontrolado de la demanda tras meses de ralentización económica por la pandemia del coronavirus.

 

El temor a un corte de suministro de gas a Europa por parte de Rusia, del que sigue dependiendo un buen número de países de la Unión Europea, está llevando al límite a la cotización de las fuentes energéticas, especialmente después del reciente cierre por mantenimiento del Nord Stream 1, que canaliza esta materia prima hacia Alemania.

 

Este contexto ha impulsado al alza el precio del gas natural. De hecho, el gas natural TTF para entrega en agosto en el mercado holandés cae a mediodía un 1,61 % hasta los 178,29 euros el megavatio hora (MWh), pero multiplica en más de cinco veces los 33,2 euros de hace un año.

 

A ello se suman unas condiciones climatológicas extremas, con ola de calor en España.

 

Esto está provocando un aumento de la demanda eléctrica -en máximos anuales: 38.248 megavatios (MW) en la tarde de este miércoles-, satisfecha, en buena medida, por los ciclos combinados, tecnología más cara al utilizar gas para generar electricidad, ante el menor rendimiento de la eólica.

 

UNA "TORMENTA PERFECTA"

La situación recuerda a la vivida hace justo un mes, cuando la entrada en funcionamiento del "tope al gas" coincidió con una "tormenta perfecta" de alta demanda y baja producción renovable por la falta de viento y la calima, como explicó la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera.

 

El precio medio de la electricidad -que incluye la subasta y la compensación a pagar por los consumidores beneficiarios a las centrales que utilizan gas- entre el 15 de junio y el 15 de julio ha rondado los 245 euros/MWh.

 

Se trata de los niveles más elevados de los últimos meses, pero más bajos que los 283,3 euros a los que se pagó de media el MWh en marzo, que acabó con la factura más cara de la historia.

 

Sin el mecanismo, en vigor hasta el próximo 31 de mayo, la media en estos días habría sido de 299,88 euros/MWh, más próxima a la del resto de Europa, donde vecinos como Francia e Italia han tenido el "pool" por encima de los 400 euros/MWh en las últimas sesiones.

 

En comparación con 2021, el precio medio con el límite al gas ha estado cerca de triplicarse frente a los 88,4 euros que marcó entre el 15 de junio y el 15 de julio del ejercicio anterior.

 

Sin ir más lejos, mañana volverá a superar los 300 euros/MWh, y por segunda vez en menos de una semana, la compensación al gas será mayor que el valor de la subasta en sí, representando un 51 % del coste final.

 

LOS COMBUSTIBLES BAJAN DE MÁXIMOS

A pocas semanas de agosto, los conductores permanecen atentos a cómo evolucionan los precios de los carburantes, que en junio conquistaron máximos históricos -1,941 euros el litro de gasolina y 1,9 euros, de gasóleo- aún aplicando el descuento de 20 céntimos por litro prorrogado por el Gobierno.

 

No obstante, el último Boletín Petrolero de la Unión Europea confirma una ligera tendencia a la baja ya que, en los últimos siete días, la gasolina ha caído hasta los 1,872 euros y el gasóleo, a 1,822 euros; de no haberse aplicado esa rebaja, ambos carburantes superarían los 2 euros por sexta y quinta vez consecutiva, respectivamente.

 

Llenar un depósito medio de 55 litros con gasolina alcanza, a los precios actuales, los 103 euros, mientras que con gasóleo se sitúa en 100 euros, lo que supone pagar cerca de 22 euros más que a principios de 2022 si se utiliza el primer carburante, y 26 euros si se elige el segundo.

 

Con la bonificación del Ejecutivo, los consumidores se ahorran cerca de 11 euros al llenar un depósito de este tipo, con independencia del combustible escogido.

 

AHORRO ENERGÉTICO

Ante los planes de la Unión Europea de potenciar su autonomía y reducir el consumo de combustibles rusos, muchos Estados han formulado sus propias recetas para ahorrar energía y reforzar sus niveles de almacenamiento de cara al próximo -e incierto- invierno.

Si bien España no es de los países que más dependen energéticamente de Rusia, el Ejecutivo ha avanzado que habrá que impulsar un aumento del teletrabajo, fomentar el transporte público y limitar los termostatos, y la propia ministra Ribera ha apelado al "uso prudente de la energía" en esta ola de calor. EFECOM

El precio de la luz y los carburantes compromete el verano de los españoles
Comentarios