martes. 21.05.2024

Banco Sabadell afronta una semana clave, ya que tras días estudiando la oferta de absorción del BBVA deberá decidir si se plantea su futuro en solitario, si acepta el canje de acciones ofrecido o si está dispuesto a negociar pero reclama una mejora de la oferta.

 Estas son algunas claves de la propuesta que estudia el banco catalán y del contexto en el que se desarrolla esta operación.

 

Mayor operación desde la fusión entre CaixaBank y Bankia

El interés de BBVA por absorber a Banco Sabadell, admitido el martes y detallado el miércoles, con una oferta formal, supone la mayor operación en el tablero bancario español desde 2020, cuando CaixaBank y Bankia anunciaron su fusión.

Si aquella operación llevó a CaixaBank a convertirse en el líder de la banca en España, esta, de consumarse, puede elevar al BBVA al podio europeo y situarlo solo por detrás de BNP Paribas y el Santander.

 

Riesgo de concentración bancaria

La oferta de BBVA a Sabadell ha hecho resurgir el debate sobre la concentración bancaria en España y sobre si esta nueva integración garantizaría la competencia efectiva en el sector, ya que el mercado español pasaría a estar controlado por tres grandes actores: CaixaBank, Santander y BBVA.

El ministro de Economía, Carlos Cuerpo, dijo hace unos días que es importante que el sector bancario siga manteniendo una posición "competitiva" en caso de que la operación salga adelante, y la propia Generalitat y sectores empresariales catalanes han mostrado sus recelos ante el riesgo de que se reduzca la competencia bancaria en Cataluña.

 

Tener un 16% del banco resultante o seguir en solitario

El consejo de administración de Banco Sabadell deberá decidir si le parece suficiente o no la oferta de BBVA, que comporta que los accionistas del Sabadell tendrían el 16% del banco resultante - el BBVA ofrece entregar una acción por cada 4,83 del Sabadell - o bien si la rechaza pero se abre a negociar una oferta superior por parte del BBVA.

BBVA también plantea dos sedes operativas para el nuevo banco, una en la Ciudad BBVA, en Madrid, y otra en Sant Cugat del Vallès (Barcelona), donde el Sabadell tiene actualmente su principal centro operativo.

En cuanto al reparto de poder, el BBVA propone que tres consejeros actuales del Sabadell pasen a formar parte del máximo órgano de gestión del BBVA -que tiene 15 miembros-, pero sin funciones ejecutivas, y que uno de ellos ocupe una vicepresidencia.

 

Una oferta que llega en un momento dulce para Sabadell

La oferta de fusión por absorción de BBVA a Sabadell llega en un momento dulce para el banco catalán, ya que tras pasar momentos complicados en bolsa en 2020, cuando sus acciones llegaron a valer apenas 0,26 euros, el año pasado batió récord de resultados, con 1.331 millones de euros, y este año también preveía récord de ganancias.

Además, en el caso de su filial británica, TSB, ya había remontado el vuelo y estaba acometiendo un recorte de personal para maximizar su rendimiento en 2025, tras unos inicios complicados en los que recibió una multa del regulador británico por problemas con la migración de su plataforma informática.

Como prueba del buen momento que ahora atraviesa Banco Sabadell, su valor supera los 10.000 millones en bolsa, cuatro veces más que cuando BBVA intentó su compra en 2020.

 

Un consejo liderado por el veterano Oliu

El consejo de administración de Banco Sabadell está liderado por el veterano Josep Oliu, de 75 años, un directivo que ha sido la cara visible del banco durante décadas y que ha participado en las negociaciones de muchas integraciones.

El consejo está compuesto por Oliu como presidente, por Pedro Fontana como vicepresidente, por el consejero delegado del banco, César González-Bueno; por los independientes George Donald Johnston III, Autora Catà, Lluís Deulofeu, Mireya Giné, Laura González, Alicia Reyes, Manuel Valls y Pere Viñolas, así como por Maria José García Beato (con consideración de otra externa) y por el exsecretario de Economía David Vegara.

David Martínez es el único consejero dominical, mientras que Miquel Roca y Gonzalo Barettino son secretario y vicesecretario no consejeros, respectivamente.

Ante esta oferta, Sabadell está siendo asesorado por Goldman Sachs, Morgan Stanley y por el bufete Uría Menéndez.

 

Un capital atomizado y sin accionista de control

Banco Sabadell es una entidad financiera con un capital fuertemente atomizado, ya que, según los registros de la CNMV, ningún inversor supera el 4% del capital, por lo que no existe un accionista de control, lo que puede dificultar la defensa del banco en el supuesto de que se lanzara una opa hostil.

Blackrock controla un 3,62% del capital; por un 3,495% del inversor mexicano David Martínez, que entró en el capital del banco en 2013, mientras que Fintech Europe suma un 3,1% y Dimensional Fund otro 3%, entre otros inversores.

 

Un banco nacido en 1881 y protagonista de muchas integraciones

La próxima semana se presenta decisiva para conocer el futuro de Banco Sabadell, una entidad nacida en 1881 que actualmente suma 236.135 millones en activos, 19.213 empleados y 1.414 oficinas.

La primera operación inorgánica del este banco fue la compra de NatWest España, en 1996, y desde entonces fue adquiriendo otras muchas entidades: Banco Herrero (2001), Banco Atlántico (2003), Banco Urquijo (2006), Transatlantic Bank de Miami (2007), Banco Guipuzcoano (2010), Banco CAM (2011), la red de oficinas en Cataluña y Aragón de Caixa Penedès (2012), Banco Gallego y el negocio en España de Lloyds (2013) y finamente el banco británico TSB, en Reino Unido (2015).

 

Incertidumbre sobre el impacto laboral

En caso de que haya luz verde a la integración, Banco Sabadell pondría fin a su historia en solitario y pasaría a integrarse en BBVA, y también queda en duda qué pasaría con su marca.

BBVA se ha abierto a usar de manera conjunta la marca Banco Sabadell en aquellas zonas donde pueda tener un interés comercial relevante, si bien cuando BBVA integró Catalunya Caixa se mantuvo inicialmente la marca pero luego acabó por liquidarla.

En el ámbito laboral, se abre la incógnita acerca de qué impacto tendría la fusión entre BBVA y Sabadell, porque BBVA ya ha anunciado que prevé que los costes de reestructuración supongan 1.450 millones.

La posible fusión del BBVA y el Banco Sabadell supondría la creación de un gigante financiero con 986.924 millones de euros en activos, según datos del cierre del primer trimestre de 2024.

Además, la suma de las dos entidades tendría 135.462 empleados y una red de 7.115 oficinas. Actualmente, Banco Sabadell suma 1.414 oficinas y una plantilla total de 19.213 personas, de las cuales 13.441 en España. EFECOM

Sabadell ante la encrucijada: negociar la fusión con BBVA o seguir en solitario