domingo. 19.05.2024

El BBVA obtuvo un beneficio neto atribuido de 1.846 millones de euros entre enero y marzo de 2023, un 39,4% más que un año antes, gracias a los mayores ingresos obtenidos y a pesar de los 225 millones que destinó al pago del impuesto extraordinario a la banca en España.
 

Este resultado, que se situó por encima de lo que esperaban los analistas, se apoya en el incremento de la actividad comercial, que se tradujo en un margen de intereses de 5.642 millones de euros, que es el que recoge casi todos los ingresos y que creció un 43,1%, ha informado hoy la entidad a la CNMV.
 

México fue, un trimestre más, la filial que más beneficios aportó al Grupo, más del doble que España, en concreto 1.285 millones de euros, sobre todo por los mayores ingresos que obtuvo gracias al incremento superior al 13 % registrado por los créditos.
 

En España, la entidad ganó 541 millones de euros, un 9,5% menos que un año antes, debido al impacto del citado impuesto extraordinario, con una cartera crediticia que se redujo en un 1,2% y quedó en 169.215 millones y unos depósitos que bajaron un 3,1%, hasta 213.311 millones.

Turquía ganó 277 millones de euros, frente a las pérdidas de 76 millones registradas hasta marzo de 2022, gracias, ha explicado el banco, al menor impuesto sobre beneficios aplicado.
 

América del Sur ganó 184 millones de euros, un 14,8  más, debido principalmente a la evolución de los ingresos recurrentes, que compensó el crecimiento de los gastos, en un entorno de elevada inflación en toda la región, y a las mayores necesidades de dotación por deterioro de activos financieros.

Finalmente, el área Resto de Negocios obtuvo 92 millones, un 12,4 % menos.

Los préstamos y anticipos concedidos a la clientela aumentaron un 8 % y se situaron en 373.481 millones de euros, con una tasa de morosidad del 3,3%, más baja que el 4% del año anterior, y una cobertura para afrontar posibles insolvencias del 82 %, también mejor que el 76% precedente.
 

Los depósitos de la clientela sumaron 395.880 millones tras crecer un 9,6%, con lo que los recursos totales de los clientes se situaron en 556.839 millones después de aumentar un 9,5%.

En cuanto a la solvencia, el ratio CET1 "fully-loaded" del grupo, que incluye todos los requerimientos de capital contemplados en la normativa, se situó en el 13,13%, por encima del 12,70% de un año atrás.

En cuanto a los principales márgenes de la cuenta de resultados, el de intereses subió un 43,1%, hasta los 5.642 millones, gracias al incremento de la actividad crediticia, ha detallado.
 

El margen bruto se situó en 6.958 millones tras mejorar un 29%, impulsado por las comisiones, que sumaron 1.439 millones (+15,8%), especialmente por la aportación de México y Turquía.
 

De esta forma, el margen neto sumó 3.942 millones después de aumentar un 38,6%, y descontar unos gastos globales de explotación de algo más de 3.000 millones, que crecieron un 25,7 %, afectados por la elevada inflación en todas las geografías donde opera la entidad. 

BBVA dispara sus ganancias casi un 40% hasta los 1.846M€ hasta marzo