jueves. 13.06.2024

La economía española se ha moderado en el tercer trimestre y ha tenido un crecimiento del 0,3%, una décima menos respecto al trimestre anterior -cuyo crecimiento el INE ha revisado una décima a la baja (0,4%)-, debido a la buena marcha del consumo de las familias y a pesar del desplome de las exportaciones.

De acuerdo con los datos de contabilidad nacional publicados este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el crecimiento se ha sustentado en la demanda nacional (consumo e inversión), que ha aportado 0,8 puntos, mientras que la demanda externa (exportaciones e importaciones) ha restado medio punto.

Así, la economía crece un 0,3%, una décima menos que en el segundo trimestre, cuyo crecimiento ha sido revisado este viernes una décima a la baja por el INE, desde el 0,5% hasta el 0,4%.

El consumo de las familias ha aumentado un 1,4%, cinco décimas más que en el trimestre precedente, mientras que la inversión empresarial ha caído un 0,4% (en el trimestre anterior crecía un 1,9%) y sobre todo ha bajado la inversión en vivienda, que se desploma un 2,2%, frente al incremento del 3,5% del segundo trimestre.

se mantiene el crecimiento en la inversión en maquinaria y bienes de equipo, en un 2%, a pesar del entorno de inflación y subida de los tipos de interés que encarecen la financiación, mientras que el gasto en consumo final de las administraciones públicas ha subido un 0,6%.

Las exportaciones se desploman un 4%

Destaca la notable caída de las exportaciones de bienes y servicios, por segundo trimestre consecutivo, en un 4% (ya descendieron un 3,3% en el segundo trimestre), y de las importaciones, un 3,1% (cayeron un 2,1%).

En ambos casos son los mayores descensos intertrimestrales desde el segundo trimestre de 2020, cuando comenzó la pandemia, detalla el INE.

El Ministerio de Economía ha calificado de "muy notable" el crecimiento del PIB registrado en el tercer trimestre en un entorno de "elevada incertidumbre internacional y subida de los tipos de interés" y ha insistido en que se mantiene "el dinamismo y el crecimiento diferencial" de la economía española respecto a los principales países de la zona euro.

En un comunicado, ha destacado "la contribución del consumo privado, impulsado por las ganancias de poder adquisitivo y la evolución del empleo".

Servicios, único sector que crece

Por sectores, el de servicios es el único que crece, un 0,9%, además de la industria manufacturera, un 0,8%, mientras que baja especialmente agricultura, un 3,4%; seguida de industria y construcción, en ambos casos un 0,6%.

El empleo de la economía medido en horas trabajadas ha crecido un 0,1% respecto al trimestre anterior, un aumento que sube hasta el 2,4% si se mide en puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo.

En el último año se han creado 678.000 puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, lo que supone un crecimiento del 3,5% en tasa anual, detalla el INE.

En términos interanuales, la variación del PIB es del 1,8%, una tasa dos décimas inferior a la del segundo trimestre y la más baja desde el primer trimestre de 2021.

La remuneración de los asalariados presenta un crecimiento interanual del 8,2 % en el tercer trimestre, tres décimas inferior al del trimestre anterior, debido al aumento del 3,9 % del número de asalariados y de que la remuneración media por asalariado varía un 4,2%.

Por su parte, el excedente de explotación bruto/renta mixta bruta generado en la economía (asimilable al margen de la empresa) crece un 7,9% en tasa interanual, 1,8 puntos menos que en el segundo trimestre.

Finalmente, la cuantía devengada en impuestos sobre la producción y las importaciones netos de subvenciones registra un crecimiento del 8,2%, frente al 5,5% del trimestre anterior. 

La economía española se modera y crece un 0,3 % en el tercer trimestre gracias al consumo