jueves. 23.05.2024

El Fondo Único de Resolución (FUR) bancaria de la Unión Europea, mecanismo de último recurso para financiar intervenciones en casos de crisis en entidades europeas, alcanzará a finales de este año los 77.600 millones de euros tras recibir 11.300 millones en contribuciones de los bancos durante 2023.

El fondo comenzó a llenarse en 2016 y debe estar completo para finales de este año con, al menos, el equivalente al 1% de los depósitos garantizados de todas las instituciones de crédito de la unión bancaria, que incluye a los veinte socios de la eurozona y Bulgaria.

"Con estas contribuciones continuamos aumentando el FUR, que va camino de estar completamente abastecido para final de este año", dijo en un comunicado este jueves Dominique Laboureix, presidente de la Junta Única de Resolución (JUR), la agencia de la UE encargada de ordenar resoluciones bancarias cuando peligra la estabilidad financiera europea.

El fondo se nutre de las contribuciones que aportan anualmente 2.777 bancos y 21 firmas de inversión de la unión bancaria, en función del tamaño y nivel de riesgo de sus carteras, y que este año ascienden a 11.300 millones de euros.

Se creó en 2015 dentro de las normas adoptadas por la UE para prevenir y mitigar futuras crisis financieras tras la que estalló en 2007, que buscan evitar que se repitan rescates públicos cuando un banco entre en quiebra y obligan a aplicar primero un rescate interno, amortizando o aplicando quitas a accionistas, acreedores o grandes depositantes según un orden jerárquico.

El FUR intervendría en casos de resolución solo una vez aplicada esta medida y como último recurso para asegurar que la operación se lleva a cabo de forma efectiva, por ejemplo garantizando activos de la entidad o contribuyendo a crear una entidad puente, pero no podría absorber pérdidas o usarse para recapitalizar la entidad.

"El aumento de la capacidad del Fondo mejora la habilidad de la JUR de preservar la estabilidad financiera y proteger a los contribuyentes de los rescates", subrayó Laboureix.

La Comisión Europea presentó recientemente una propuesta de directiva para mejorar la gestión de las crisis bancarias en la UE que prevé extender la resolución, que ahora se aplica a los grandes bancos, también a los de mediano tamaño, y para ello plantea que los fondos de garantía de depósitos nacionales puedan intervenir para financiar estas operaciones antes de que lo haga el FUR.

Al mismo tiempo, está pendiente poner en marcha una red de seguridad para el FUR, que actuaría si se agota la financiación del mismo y sería proporcionada por el fondo de rescate de la eurozona, el MEDE, pero la medida está bloqueada por el rechazo de Italia hasta el momento de ratificar el nuevo tratado del MEDE. 

El fondo de la UE para crisis bancarias alcanzará este año su meta con 77.600 M€