domingo. 04.12.2022
POLÍTICA

El Parlament da el OK a un techo de gasto histórico para el Govern: casi 6.000M€

La consellera Sánchez ha atribuido el mayor techo de gasto al dinamismo de la economía balear, con una recuperación superior a la esperada
undefined

El pleno del Parlament ha aprobado este martes un techo de gasto no financiero de 5.947,5 millones de euros para 2023, un 15% superior al de 2022 con 711 millones más, en el primer trámite parlamentario para la elaboración de los presupuestos de la comunidad para el año que viene.
 

La propuesta del Govern ha contado con el respaldo de los grupos del Pacte (PSIB, Podemos y MÉS per Mallorca) y el grupo mixto, con 28 votos a favor; y la abstención de Ciudadanos (2 abstenciones), y ha recibido 17 votos en contra del PP, el Pi y Vox.

 

La consellera de Hacienda y Relaciones Exteriores, Rosario Sánchez, ha asegurado ante el pleno que se trata del techo de gasto "más alto" de Baleares y que el Govern lo plantea con la seguridad de que es "una propuesta sólida, prudente y esperanzadora". "Es el más alto de la historia para afrontar una situación extraordinaria", ha asegurado.
 

Ha recordado que este techo de gasto, junto con los ingresos y gastos financieros configurará el proyecto de presupuestos para 2023, "para invertir en políticas públicas" un total de 711 millones de euros más que en el actual ejercicio, para "atender el corto plazo vertebrando un escudo social de protección" y a la vez "el proyecto de futuro", social y económico que el Govern desarrolla desde principios de la pasada legislatura.
 

La consellera ha asegurado que esta "potencia financiera" permitirá al Govern aplicar el "escudo social" de protección a hogares y pymes para "superar los próximos meses con el menor esfuerzo posible", con 25 medidas para llegar al 80% de la población que movilizarán 200 millones en pocos meses.
 

Ha abogado por continuar el refuerzo de los servicios públicos y "políticas decididas de vivienda, protección del medio ambiente y de movilidad sostenible"; y por dar continuidad al "mayor ciclo inversor" en el archipiélago, con el plan estratégico con el horizonte de 2030, para diversificar el modelo productivo.
 

"Vivimos la alegría de una situación laboral de creación de puestos de trabajo estables, que nos sitúa en pleno empleo y vivimos también la preocupación de las amenazas de la inestabilidad internacional y la invasión rusa de Ucrania, y sus efectos sobre la economía de las familias y su calidad de vida, porque tenemos que hacer frente a una escalada de precios que encarece la energía, los combustibles y la cesta de la compra", ha afirmado.
 

Sánchez ha destacado que la comunidad cuenta con fuentes de financiación nuevas como los fondos europeos y el factor de insularidad, así como con la parte fiscal del Régimen Especial de Baleares (REB).
 

Ha atribuido el mayor techo de gasto al dinamismo de la economía balear, con una recuperación superior a la esperada. Ha dicho que la economía balear "funciona este año a pleno rendimiento" y que el Govern prevé un crecimiento interanual de la economía del 3,9 % en 2023, que supone "retornar al escenario positivo precovid".
 

Ha desglosado las previsiones del Govern, con ingresos no financieros de 5.446 millones, un 17% más, que son 774 millones más que incluyen los recursos del sistema de financiación, los ingresos por impuestos cedidos y propios, aportaciones del Estado y Europa y otros ingresos.

Del sistema de financiación llegarán 677 millones más que este año hasta 3.350 millones, cifra récord y un 25,3% más; los tributos cedidos aumentaran un 30% hasta unos 1.200 millones; los propios 226 millones entre el Impuesto de Turismo Sostenible, el canon del agua y de residuos; y los ingresos por tasas serán de 76 millones.
 

Las aportaciones ajenas bajan un 17% con 591 millones, que incluyen el factor de insularidad por 110 millones de euros; y las ayudas europeas "Next Generation" por 420 millones (incluidos 118 del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia y 102 millones del REACT-EU).
 

En cuanto a la deuda pública, Sánchez ha destacado que la previsión de cierre de 2022 es del mismo nivel que en 2019, con un déficit es de 112,3 millones de euros, sin incrementar el endeudamiento.
 

El diputado popular Sebastià Sagreras, ha asegurado que el techo de gasto aprobado por el Govern "tiene el sello de sánchez, de Pedro Sánchez" y ha criticado que este aumento "desmesurado" del gasto en Baleares replica en las islas lo que hace el presidente a nivel nacional, con su método de "seguir exprimiendo a las clases medias".
 

Según Sagreras, la cifra histórica "sale de los bolsillos de los ciudadanos y se aguanta sobre las espaldas y el trabajo de las rentas medias y bajas de las islas", con más ingresos por la subida de los precios y por los impuestos y "de la mayor recaudación que pagan los ciudadanos por la inflación". "Han decidido tirar la casa por la ventana y intentar darle la vuelta a las encuestas", ha acusado.
 

La portavoz y coordinadora de Ciudadanos en Baleares, Patricia Guasp, ha advertido de que "gastar más no significa gastar mejor" y ha expresado su escepticismo hacia un techo de gasto que se basa "en ingresos futuribles que pueden ser ficticios" por la incertidumbre que ocasiona en la economía la guerra de Ucrania.

Ha criticado además que los datos del Govern no prevén una racionalización del gasto público, suponen una subida de la deuda pública y además duda de si "este aumento del gasto vaya a servir para sacar rédito electoral partidista".

"Son demasiado arriesgados estos presupuestos tan expansivos", ha dicho Guasp, que ha pedido "más prudencia" y ha abogado por dinamizarla economía. Ha anunciado la abstención de Cs "por responsabilidad y por respeto a los agentes sociales y económicos de las islas", aunque ha recalcado que no comporta las medidas que aprobaría Ciudadanos.

El portavoz del PI, Proposta per les Illes Baleares, Josep Melià, ha justificado el voto en contra del techo de gasto por discrepar del Govern en la gestión financiera, en el "dudoso" cálculo de ingresos en un contexto de incertidumbre, en la fiscalidad y porque considera que se podría gastar "de forma más clara y aprovechando más los recursos".

Melià ha tildado además de "absolutamente insuficiente la previsión del factor de insularidad por parte del Gobierno estatal".

Por parte de Vox, la diputada Idoia Ribas ha criticado que el Govern acuda "de manera continua al endeudamiento de la comunidad autónoma para aumentar el gasto público".
 

Ribas ha reprochado a la consellera que "el dinero no cae del cielo", sino de los "bolsillos" de las clases media y trabajadora de las islas, que el ejecutivo progresista emplea para sufragar la "particular fiesta" del Govern con sus subvenciones a entidades que "no sirven para nada" y para devolver la "descomunal deuda" de más de 9.000 millones.
 

"No es momento de gastar más y de más despilfarro", ha defendido la diputada, que se ha preguntado para qué sirve, por ejemplo, la Oficina Anticorrupción.

La diputada de Podemos Antonia Martín ha afirmado: "Es importante la cifra pero es más importante a qué la destinaremos" y ha defendido servicios púbicos robustos y sostenibles.

 

La diputada de MÉS Joana Aina Campomar ha lamentado el "mantra" del PP de bajar impuestos, una medida que no ha funcionado en el Reino Unido, y ha resaltado que el Govern presenta para 2023 un presupuesto y un techo de gasto "sólidos" que "apuestan" por los servicios públicos y "responden" a los retos de la sociedad.MÉS ha reivindicado un cambio de modelo económico alternativo al turismo y que la parte fiscal del REB sea permanente, "exclusivo" de Baleares, y no hasta el año 2028.

La socialista Maria Antònia Truyols ha destacado que con el mayor techo de gasto de la historia, el Govern "apuesta por mejorar la vida de los ciudadanos y fortalecer el Estado del Bienestar", por medio de "una manera diferente de salir de la crisis y de hacer política, sin recortes ni imposiciones".

El Parlament da el OK a un techo de gasto histórico para el Govern: casi 6.000M€
Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad