sábado. 26.11.2022
DEBATE DE POLÍTICA GENERAL

Armengol anuncia un nuevo escudo social, dotado con 200M€ que beneficiará a cerca de un millón de personas

La presidenta del Govern ha avanzado la creación de una renta autonómica para los desempleados durante la temporada baja de hasta 600 euros al mes
undefined
La presidenta del Govern, Francina Armengol, ha anunciado en su discurso durante el Debate de Política General la creación de un nuevo escudo de medidas sociales para hacer frente durante los próximo meses al alza de precios por la crisis energética derivada de la guerra en Ucrania, dotado con 200 millones de euros y que beneficiará cerca de un millón de ciudadanos y ciudadanas de las Islas Baleares.
 

“Hemos salido de la pandemia salvando más vidas que nadie y recuperando la actividad y la economía con más rapidez y vigor que ninguna otra comunidad”, ha explicado la presidenta respecto al actual contexto de recuperación económica. “A pesar de todo”, ha añadido, “volvemos a tener delante un horizonte que nos desafía y que nos vuelve a exigir el máximo”, remarcando que “esta sociedad volverá a imponerse”.
 

Francina Armengol ha desgranado la estrategia para “armarnos de un nuevo escudo social”, que constará de 25 grandes medidas. 

 

Respecto del nuevo escudo social para los próximos meses, una de las medidas más importantes anunciadas por la presidenta del Govern es la creación de un nuevo complemento económico de protección para las personas desempleadas durante  los meses de invierno, que llegará a 140.000 personas, entre las cuales los fijos discontinuos, y al cual el Govern destinará 54 millones de euros. Todos contarán con un complemento económico de hasta 600 euros, “mucho más que los entre 12 y 50 euros que recibirían si se aplicasen las bajadas del IRPF que algunos visten de solución mágica”.
 

La presidenta también ha anunciado que se ampliará a todo el primer trimestre de 2023 la subida del 15% en la renta social y ha hecho especial énfasis en la necesidad de proteger a las familias, con nuevas medidas, también de aplicación inmediata, que las ayuden a encarar el otoño y el invierno. La primera, una ayuda de 200 euros por alumno para afrontar gastos ligados a la educación, una “acción que movilizará 5 millones de euros y llegará a 25.000 familias de rentas medianas, que recibirán los recursos en el primer trimestre de 2023”.

La segunda, la ampliación de las becas de comedor, con una nueva convocatoria para la etapa de educación secundaria. En cuanto a la Universidad, la presidenta ha anunciado que este año se devolverán las tasas universitarias a los alumnos que cursen grados y másteres habilitantes, los hasta 1.800 euros que, en función de la titulación, han abonado para este curso.
 

“Además, elevaremos a 1.760 euros la desgravación para las familias de los casi 3.000 universitarios que tienen que estudiar fuera de su isla titulaciones que no están disponibles aquí  y bonificaremos el 50% de las segundas matrículas”, ha añadido Francina Armengol.

En cuanto a la Formación Profesional, la presidenta se ha comprometido a poner en marcha, este curso, una nueva beca para aliviar los gastos de manutención de los alumnos que se vean obligados a cambiar de isla para cursar los estudios formativos que han elegido. Una beca que, ha dicho, “nace para quedarse”, más allá de la crisis actual.
 

Francina Armengol ha detallado también una batería de medidas para facilitar el acceso al transporte público, como la activación de una nueva categoría gratuita dentro de la tarjeta intermodal, la de estudiante o persona en formación, de forma que los más de 45.000 matriculados en cualquier nivel educativo reglado viajarán gratis.

También se amplía más allá del 1 de enero la gratuidad de tren y metro y la rebaja actual en el transporte colectivo interurbano de Mallorca, con el añadido de que ningún usuario de la tarjeta intermodal pagará por el bus más de 10 euros al mes.
 

“Para evitar que muchas familias se vean obligadas a elegir entre la luz y la cesta de la compra, esta sociedad en la que todo el mundo protege a todo el mundo” fortalecerá el escudo social con una medida más: un bono social térmico de entre 82 y 206 euros, que beneficiará a principios de año a 17.000 personas y “garantizará que nadie se quede sin calefacción, gas, agua caliente o cocina durante el invierno de esta crisis energética mundial”.
 

Las medidas de apoyo social incluirán también la congelación de todas las tasas, excepto la del juego. Además, en la próxima declaración de la renta, los ciudadanos y ciudadanas de rentas medianas con una hipoteca de tipo variable sobre su vivienda habitual podrán deducirse los intereses de este crédito, hasta un máximo de 250 euros.

También a partir de ahora, el Govern de les Illes Balears avalará parte de las hipotecas de compra de la primera vivienda, con la concesión por parte de los bancos del 100% de la hipoteca, para evitar el desembolso inicial por parte del comprador, “muchas veces inasumible”, ha dicho la presidenta. Un apoyo que solo se concederá para la adquisición de primeras viviendas, preferentemente  VPOs  privadas, y solo a quienes acrediten al menos cinco años de residencia.
 

Francina Armengol ha detallado, además, una batería de medidas dirigidas a la gente mayor, entre las cuales el pago este invierno de dos pagas extraordinarias a las personas que reciben la prestación económica de cuidados en el entorno familiar, “una en diciembre y otra en enero, con una cuantía de entre 150 y 380 euros”. La presidenta del Govern  también ha anunciado que esta ayuda se complementará con la supresión, desde este mes, de las tasas de los centros de día y la eliminación del copago de los servicios de ayuda a domicilio, a la vez que ha avanzado que el año que viene “los mayores aumentos presupuestarios se producirán en las partidas sociales.”
 

“Subvencionaremos las cotizaciones a la Seguridad Social de los autónomos de temporada y ofreceremos una nueva ayuda de hasta 5.000 euros a los autónomos y las autónomas que quieran iniciar una actividad o consolidar su negocio”, ha continuado la presidenta, quien ha rescatado, con este nuevo escudo social, la filosofía de los ERTEs y de las ayudas directas durante la pandemia, con la puesta en marcha de una nueva línea de financiación de ISBA, “especialmente destinada a aquellas empresas de los sectores agrícola e industrial que hayan sufrido mayores incrementos de costes por el alza de precios energéticos y materias primas”.


 

Armengol ha apuntado al mantenimiento de las buenas previsiones de crecimiento económico para las Illes Balears. “Los datos del segundo trimestre muestran un crecimiento del  18% interanual, el triple que el conjunto de España y veinte veces más que la media europea. Una subida que les anuncio que continuará el próximo año con una previsión del 3,8% del PIB”, ha dicho.
 

Por este motivo, la presidenta del Govern ha anunciado varias medidas más a largo plazo. La primera, el impulso de un proyecto histórico en materia de movilidad sostenible, “que tenía todos los factores clave, hasta que un gobierno de derechas lo echó por tierra”: el tren de Llevant. La presidenta ha anunciado que los próximos presupuestos autonómicos incluirán 30 millones de euros para arrancarlo.
 

Armengol también ha defendido la necesidad de equilibrar turismo y sostenibilidad. «Si estamos liderando Europa, si hemos conseguido máximos de ocupación es, en gran parte, por el turismo. Tenemos que asumir nuestra realidad. Pero, nuestro modelo es muy mejorable. Como es evidente que hay masificación en determinadas épocas del año», ha declarado, a la vez que ha insistido que se debe mejorar el modelo «sin afectar a la ocupación y a la cohesión social».

En este sentido, la presidenta ha anunciado una nueva partida de 10 millones de euros para comprar establecimientos turísticos de baja categoría y locales de turismo de excesos, eliminando sus plazas y su oferta, y “favoreciendo así la regeneración de espacios”.

Armengol anuncia un nuevo escudo social, dotado con 200M€ que beneficiará a cerca de un...
Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad