miércoles. 24.04.2024

De cata en el Salón Peñín

El pasado lunes, en el hotel GPRO Valparaiso Palace & Spa, tuvo lugar por segundo año consecutivo el Salón Peñín que se celebra en la isla. Un evento dónde catar vinos con más de 90 puntos, nuevas añadas y las mejores compras. En él participaron 22 bodegas y hubo más de 100 vinos. Vamos, ¡un paraíso para todo winelover!

Como siempre en estos eventos voy, copa y libreta en mano, a que me sorprendan. Deseando encontrar joyitas líquidas para mi lista (cada vez más grande) de vinos favoritos. Y si, ¡las encontré!

Empezaré por Mallorca. Tengo que decir que no me dió tiempo a catarlo todo, pero sí la mayoría, y destacaré los dos vinos que me llamaron más la atención. N’Amarat 2013 de Es Fangar Vins, es un coupage con larga crianza, en el que la variedad dominante es la Callet. Me encantó por sus aromas de bayas negras con ligeras notas a vainilla.

En boca es elegante, con taninos pulidos y largo final. El otro, Escursac, de Son Grau Gran una variedad que a mi modo de ver es bastante complicada de trabajar o al menos nunca se me habían quedado grabados sus aromas. Este proyecto, bastante nuevo en Mallorca, tiene el monovarietal de esta variedad, tan desconocida para muchos, con todo en su sitio. Nada más acercar la nariz a la copa te vas a enamorar de sus aromas.

La bodega alicantina Bocopa me sorprendió con su blanco Marina Alta Colección 2022 elaborado íntegramente con Moscatel de Alejandría y su tinto Fuego Lento 2018. Estuve un rato en esa mesa y no había nadie que lo probara y no alucinara con la redondez y el equilibrio de este vino.

Y si hablamos de sorprender, nada mejor que hacerlo con 61 Dorado En Rama, un vino de Rueda elaborado al 50% con Palomino fino, la uva base de los vinos de Jerez. Toda una maravilla aromaticamente y en boca. Un aplauso para la bodega Cuatro Rayas.

Curioso fue también el poder de atracción que puede tener un rosado algo peculiar. Este es el caso de Viñarroyo Rosado 2022 que por su color seducía a quien se acercaba a esta mesa. Un vino de Bodegas Arroyo elaborado con Tempranillo por sangrado sin nada de prensa. Ahora que llega el buen tiempo es una opción estupenda para disfrutar de “La vie en rose”.

Si te gusta explorar y quieres catar una de las variedades de uva tinta más antiguas de Europa con muy poca presencia en España te recomiendo Montagudell de la bodega Aymar. Un coupage de las variedades Merlot y Carménère situadas en las montañas de Prades a 750 metros de altura. La uva Carménère, es única y la heredera de una historia singular y memorable.

Para finalizar con mis descubrimientos y flechazos dos tintos de Rioja: Por los Cien, de Bodegas Fos. Un vino de El Ciego para disfrutarlo ya o guardarlo en tu vinoteca para dentro de un par de años, porque la verdad es que promete. De la bodega Marqués de Atrio me gustó mucho su Crianza 2017, con intensos aromas y que sorprende por su frescura y su paso ágil en boca. Y para los amantes de los tintos ribereños, Adaro, elegante, sabroso y fresco, y Élite, uno de los tintos de referencia de esta D.O. Ambos de la bodega Pradorey. Te encantarán.

De cata en el Salón Peñín