sábado. 15.06.2024
España es uno de los pocos países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en los que la temporada turística estival ha mostrado que se ha recuperado incluso el nivel prepandemia de 2019, con los datos de turistas internacionales en julio.
 

Los flujos turísticos internacionales fueron ese mes un 19,9% inferiores a los de julio de 2019 en el conjunto de la OCDE, pero en España, Portugal, Dinamarca, Grecia, Luxemburgo y Eslovenia se situaron por encima.
 

La organización da esa información en un comunicado coincidiendo con la publicación de un informe sobre las tendencias y las políticas del turismo en el que también indica que en los países limítrofes con Rusia y Ucrania, por el momento, hubo un bajón de al menos un 30% respecto a las cifras anteriores a la crisis de la covid.
 

En los países miembros de la región Asia-Pacífico, afectados por medidas de restricción mucho más estrictas (sobre todo por parte de China, que sigue sin dejar a sus habitantes hacer turismo en el extranjero) el descalabro en julio es de al menos un 40 %.

El secretario general de la OCDE, Mathias Cormann, considera que las consecuencias de la invasión rusa de Ucrania amenazan la recuperación del sector.
 

En ese contexto, añade Cormann, "el desafío para los poderes públicos y las empresas consiste no sólo en dar un empujón al turismo a corto plazo, sino también garantizar la solidez y la sostenibilidad del sector a largo plazo".
 

La crisis de la covid, con el impacto que tuvo para las actividades turísticas, hizo retroceder su contribución al producto interior bruto (PIB) en el conjunto de la OCDE, que era del 4,4% antes, en 1,9 puntos porcentuales en 2020.
 

Los autores del estudio no creen que haya "una real recuperación del turismo internacional antes de 2024 o 2025 como pronto", pero en cualquier caso confían en que el número de turistas, que llegó a unos 1.500 millones en 2019 (que fue el décimo año consecutivo de subida) supere el listón de los 1.800 millones antes de 2030.
 

Con los datos disponibles antes de la covid, España es el país de la OCDE en el que el turismo más pesa en la economía (un 11,8 % del PIB, frente a una media del 4,4%) y lo mismo ocurría con el empleo del sector (13,5 % frente al 6,9 %).
 

Los principales países por la recepción de turistas internacionales en 2018 en la OCDE fueron Francia (89,32 millones), España (82,8 millones), Estados Unidos (79,75 millones) e Italia (61,57 millones).
 

España se situó en segunda posición por los ingresos, con 81.473 millones de dólares, solo por detrás de Estados Unidos (214.680 millones) y por delante de Francia (65.452 millones).

España, uno de los pocos países de la OCDE donde el turismo recuperó todo el terreno...