lunes. 20.05.2024

 

 El Ayuntamiento de Palma quiere reducir el uso del vehículo privado en la ciudad de un 50 a un 36% a través del Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS), que ha sido presentado este martes.

 

A día de hoy, la mitad de los palmesanos emplean su coche para desplazarse por la ciudad, un porcentaje que Cort quiere recortar hasta el 36% en favor del transporte público o el caminar si las rutas son cortas.

 

El PMUS es un conjunto de actuaciones que tienen por objetivo implantar formas de desplazamiento más sostenibles en el espacio urbano: caminar, pedalear o emplear el transporte público reduciendo la contaminación.

 

"No es tanto obligar sino dar alternativas cómodas para que la gente vaya en un medio de transporte más sostenible", han asegurado el alcalde de Palma, José Hila, y el teniente de alcalde de Movilidad Sostenible, Francesc Dalmau, en una rueda de prensa.

 

El PMUS tendrá una duración de ocho años, por lo que estará vigente en el periodo 2022-2030 y es "más ambicioso" que el anterior, según ha señalado Hila, quien ha aclarado que lo ha redactado la misma consultora que redactó el anterior, DOYMO.

 

"Es un plan que nos permitirá avanzar hacia la transformación de Palma", ha señalado el alcalde, quien ha añadido "porque la movilidad es una herramienta fundamental, permite que la ciudad avance y se haga más sostenible".

El alcalde ha remarcado que existen dos tipos de movilidad en vehículo privado: la esencial, que no tiene una alternativa, y la no esencial, que cuenta con algunas.

Es este último caso el PMUS cobra importancia, ya que un 10% de los viajes que se hacen hoy en día en vehículo privado, unos 50.000 cada día, tienen una longitud menor a un kilómetro.

 

"Esta distancia es fácilmente sustituible por otro medio de transporte o por ir caminando por Palma", ha incidido Hila.

 

El plan marca siete líneas estratégicas con 40 medidas, entre las que se encuentran mejorar la calidad del espacio público para los peatones, la Palma de los 15 minutos.

 

Este concepto supone que "todo el mundo" tenga a 5 minutos un espacio para ir a pie por la ciudad con calles suficientemente amplias y cómodas, no únicamente por el centro, sino también por los barrios.

 

Otra línea es promover un transporte público cómodo y accesible con la creación de más carriles bus, pasando de los 5 que hay ahora a 17, lo que supone triplicar el número de carriles de este tipo de aquí a 2030, priorizando los semáforos para los autobuses.

 

Además, también contempla integrar el uso de la bicicleta y los patinetes en la ciudad, ampliando los carriles bici de los 95 a los 150 kilómetros, aumentando el número de aparcamientos de bicis y el sistema público de BiciPalma.

 

También busca disuadir de la movilidad no esencial en coche, pacificar el tráfico con ampliación de la ora, diez nuevos aparcamientos subterráneos y seis aparcamientos disuasorios más.

 

Regular y ordenar la distribución urbana de mercancías, promover el uso de vehículos menos contaminantes como los vehículos eléctricos e híbridos e impulsar hábitos de movilidad más sostenible, son las últimas líneas de actuación.

 

El alcalde ha explicado que este plan ya está redactado y ya se puede empezar a tramitar para su aprobación definitiva, por lo que el PMUS se aprobará inicialmente en el pleno de este mes de abril.

Hila quiere que solo uno de cada tres palmesanos use el coche dentro de Palma