viernes. 21.06.2024

Ya son más de 1.500 las personas que estan a la espera de poderse examinar para obtener el permiso de conducir en Baleares. Esta es la consecuencia de la huelga parcial diaria que vienen manteniendo desde hace seis semanas los examinadores secundando la convocatoria estatal.

 

La situación a nivel estatal es muy similar con más de 60.000 pruebas aplazadas. Estos datos los han puesto de relieve los mismos examinadores que hoy han participado en la huelga general convocada. De 9 examinadores operativos en Mallorca 6 han participado en la convocatoria con lo cual hoy ha resultado pràcticamente imposible examinarse. A nivel estatal el seguimiento de la huelga ha superado el 80%.

 

La situación es poco menos que caótica. Conseguir una prueba para examinarse representa tener que esperar hasta mediados de diciembre. Pero es más, en el caso que hoy mismo hubiese un acuerdo y se desconvocase la huelga se tardarían muchos meses en normalizar la situación.

 


Hasta hace poco las perspectivas de acuerdo entre huelguistas y la Dirección General de Tráfico eran prácticamente nulas. En estas semanas se han producido un par de reuniones con acercamientos muy tímidos de posturas. El próximo lunes hay una nueva reunión en la que se han depositado muchas esperanzas y de la que se espera que salga una solución.

 

A estas alturas los ciudadanos no son los únicos afectados. Las autoescuelas han heredado esta colapso y se estan quedando paralizadas poco a poco ante la falta de salida de sus alumnos. La situación hace que no se matriculen nuevos alumnos con lo cual se generan unos perjudicios económicos importantes.

 

Se estima que el retraso acumulado supone que alguien que se quiera examinar ahora no podrá hacerlo hasta principios de diciembre. Es más, si no aprueba a la primera también debería esperar más de un mes. Ello está parando a los nuevos clientes de las autoescuelas que esperan para hacer las prácticas a tener claro cuando se podrán examinar.

 

El conflicto existente se basa en cuatro reivindicaciones. Por una parte, los examinadores piden no tener que informar de los resultados del examen práctico nada más finalizar para evitar así agresiones.

 

Piden también un reconocimiento laboral y profesional de su puesto de trabajo y reducir el número de alumnos examinados diarios para mejorar la calidad de exámenes ( 13 en la actualidad). Además solicitan una garantía de que la DGT no privatizará el sistema de exámenes.

1.500 personas esperando examinarse para el permiso de conducir
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad