sábado. 15.06.2024

Grupo Iberostar ha logrado reducir su huella de carbono en un 10% a lo largo de 2022, lo que supone la eliminación de 24.500 toneladas de CO2 emitidas a la atmósfera en un año como resultado de su ambiciosa hoja de ruta hacia la descarbonización en 2030, según el informe “Wave of Change 2022 Year in Review” que ha presentado el grupo hotelero mallorquín y en el que se recogen sus avances en materia de sostenibilidad.

El informe recoge algunos de los planes más ambiciosos de la compañía para 2023 en favor de la economía circular, la promoción del consumo de pescado y marisco de origen responsable y la mejora de la salud costera de los ecosistemas que rodean sus hoteles en el mundo.

Ante la presentación de este informe, Gloria Fluxà, vicepresidenta y Chief Sustainability Officer de Grupo Iberostar, explica que “los resultados de 2022 son una prueba de nuestro compromiso por un turismo responsable que nos permite generar valor en las operaciones manteniendo la calidad y la atención a nuestros clientes, una apuesta que está demostrando ser rentable. Los avances en la consecución de los objetivos de nuestra Agenda 2030 suponen un paso firme y medible en nuestra contribución a un cambio real y tangible en la manera de entender y disfrutar del turismo”.

La reducción del 10% en la huella de carbono alcanzada por la compañía hotelera en 2022 fue posible gracias al consumo de energía de origen renovable en el 100% de sus hoteles en España, así como a los avances en la electrificación de sus tres hoteles en Montenegro y la disminución del consumo energético en un 5%, el equivalente al consumo medio de 5.460 hogares españoles en un año.

Del mismo modo, gracias a la implementación de la inteligencia artificial en las cocinas de veinte de sus hoteles, la compañía evitó 213 toneladas de residuos alimentarios en el último año -equivalente a 533.000 comidas-, lo que permitió reducir 916 toneladas de CO2. Tal es el éxito de la iniciativa que la hotelera ha anunciado que este sistema estará instalado en todos los hoteles del Grupo antes de finales de año.

Este progreso es parte de la estrategia de Grupo Iberostar para conseguir la neutralidad en su huella de carbono para 2030, a través de la reducción de sus emisiones de alcance 1 y 2 en un 85%, y de alcance 3 en un 50%. Así, la hoja de ruta hacia la descarbonización presentada en 2022, que cuenta con el aval de la iniciativa Objetivos Basados en la Ciencia (SBTi, por sus siglas en inglés), responde a la reducción de emisiones necesaria para mantener el calentamiento global por debajo de 1,5 grados centígrados hasta 2050 y para cuyo objetivo global Grupo Iberostar se adelantará 20 años en la industria.

Uno de los objetivos de Iberostar es que en 2025 todo el pescado y marisco que se consuma en sus hoteles sea 100% responsable. En esta línea, en 2022 la compañía logró que en México la totalidad del pescado y del marisco ofrecido proviniera de fuentes responsables, mientras que en España ya alcanzó un porcentaje superior al 90%, superando el 78% la trazabilidad del origen de pescado responsable a nivel global.

Además, la compañía cuenta también con diferentes proyectos de apoyo a las comunidades pesqueras de los destinos en los que opera y trabaja por ampliar y extender estas iniciativas a cada vez más comunidades, contando actualmente con proyectos en España, México, Perú y Brasil.

Iberostar se ha propuesto mejorar la salud de los ecosistemas que rodean sus hoteles para 2030, con el propósito de aumentar así la calidad turística de los destinos. Bajo esta premisa, la compañía cuenta con un equipo científico encargado de estudiar y cuidar los ecosistemas que rodean los hoteles de la compañía hotelera.

Así, hasta el momento, Iberostar cuenta con tres viveros de manglares compuestos por más de 14.400 manglares en República Dominicana, cuatro viveros de duna costera en México con 9.000 plantas y ya ha inaugurado su quinto vivero de coral en México.

Iberostar reduce 24.500 toneladas de Co2 y avanza hacia la descarbonización en 2030