domingo. 21.04.2024

El grupo financiero Solventis, ha lanzado el fondo de inversión socialmente responsable Fondviso con el que prevé captar hasta 650 millones de euros para la construcción de 12.000 viviendas de alquiler asequible en España en los próximos 10 años.

De estas, el fondo prevé construir 600 viviendas en Baleares a través de la colaboración público-privada junto a la administración. Para ello, el nuevo fondo de Solventis ejecutaría una inversión directa en el territorio de 100 M€, de los 2.000 millones de euros previstos de inversión total a movilizar.

Esto supone que un mínimo del 5% de la cartera del fondo irá destinada a la Comunidad Illes Balears, una de las autonomías con mayor déficit de vivienda de alquiler asequible, donde la oferta pública se sitúa en torno al 3%.

Por tanto, se trata de una iniciativa que podría contribuir al programa de la Conselleria d’Habitatge, Territori i Mobilitat, que está ofreciendo a los ayuntamientos de Baleares ceder suelo para la construcción de viviendas públicas destinadas al alquiler asequible, otorgando el derecho de superficie a promotores privados.

El objetivo de Fondviso asegura  "es acelerar la creación de un parque público de vivienda de alquiler asequible y sostenible en toda España; especialmente en autonomías como Baleares, donde el esfuerzo financiero de los hogares para alquilar una vivienda se sitúa en el 48,8% de media de los ingresos netos, con un coste medio de alquiler de 20,63 euros por m2 útil al mes -frente a los 14,25 €/m2 útil de media nacional-".

En este contexto de emergencia habitacional, Toni Bosch, director de inversiones alternativas inmobiliarias de Solventis, destaca que “el acceso a una vivienda de alquiler en Balears exige un esfuerzo financiero un 30% superior a la media española, teniendo en cuenta que la renta media por hogar es similar (+0,5%)”.

Fondviso es un fondo de inversión colectiva de tipo cerrado, aprobado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), en infraestructuras de vivienda social asequible -pionero en nuestro país-, con criterios ESG, que mediante la colaboración público-privada quiere fomentar el acceso a la vivienda de alquiler, bajando un 30% el coste de habitabilidad del inquilino. Dicho coste incluye la renta de alquiler, el coste energético e hídrico y los gastos de mantenimiento.

El nuevo modelo disruptivo transforma la vivienda en una infraestructura social -al igual que sucede con otros equipamientos como las autovías o la red ferroviaria-, y contribuirá a crear un parque de viviendas de gestión pública y titularidad privada, sin generar deuda ni consumir recursos públicos. 

El fondo de inversión contempla la construcción de viviendas de alquiler destinadas al 30% de la población española, es decir, a hogares con unos ingresos mínimos medios entre 28.000 y 45.000 euros. Por tanto, constituye una nueva vía para combatir la escasa oferta pública de alquiler asequible en España, que se sitúa en el 1,6% del total (3,1% en el caso de Illes Balears), frente al 15% de media de Europa.

Fondviso plantea un nuevo modelo de colaboración público-privada con un importante efecto multiplicador de la inversión. Permite a las administraciones, entre ellas la de Baleares, obtener 5 veces más viviendas para la oferta pública del mercado de alquiler que con el modelo actual, proporcionando a la administración pública una mayor capacidad para ampliar la oferta de viviendas de alquiler asequible.

Tal como explica Toni Bosch, “Con el mismo esfuerzo de inversión, la administración de Illes Balears podría quintuplicar la capacidad de desarrollo del parque de vivienda asequible. Asumir el riesgo de demanda que planteamos, en lugar de invertir directamente en el desarrollo de viviendas, será clave para incrementar la oferta de vivienda de alquiler asequible en comunidades como Baleares, donde la oferta actual está muy lejos de dar respuesta a las necesidades de la población”.

Según el modelo de Solventis, la administración no realiza ninguna inversión, sino que gestiona el alquiler de las viviendas por un periodo no inferior a 30 años a cambio de un canon fijo anual en concepto de pago por disponibilidad al vehículo de inversión. Por lo tanto, finalmente la administración solo asume los costes y riesgos de gestión con los inquilinos (morosidad, posible desocupación, etc.). Pasado ese periodo, la infraestructura pasará a ser de titularidad pública.

Por otra parte, los inversores, titulares de la infraestructura, obtendrán una rentabilidad neta anual superior al 7%, asumiendo únicamente el riesgo de edificación de los inmuebles, con el valor añadido de apostar por un proyecto de impacto social, comprometido con el medioambiente y el progreso de la sociedad.

Tal como apunta Toni Bosch, “Fondviso es un nuevo fondo de inversión socialmente responsable, que plantea la colaboración entre las administraciones públicas y el sector privado como una fórmula eficaz para garantizar el derecho de acceso a la vivienda, sin impactar en deuda pública”.

Además, Bosch ha puesto de relieve que “este modelo generará viviendas asequibles en todo el país, tanto en ciudades especialmente tensionadas, como en otras poblaciones más periféricas, que no cuentan con suficiente oferta de alquiler. Y otra de las claves es que se trata de un modelo flexible, ya que cada administración local, al gestionar la infraestructura, podrá adaptar las políticas locales de vivienda a las necesidades cambiantes de esa población modificando las condiciones de alquiler o los destinatarios de las viviendas asequibles”. 

El fondo de inversión Fondviso de Solventis invertirá 100 M€ para construir 600...
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad