domingo. 19.05.2024

Endesa, a través de su filial de infraestructuras y redes e-distribución, ha invertido cerca de 2 millones de euros en la digitalización de la red de baja tensión de las Islas Baleares.
 

La Compañía ha instalado el 2022, dentro del plan para la digitalización de la red de baja tensión, 403 nuevos cuadros de baja tensión, dotados de la última tecnología, además de 1.613 equipos LVS, dispositivos que proporcionan información de gran utilidad de la red de BT y sitúan las Islas Baleares en vanguardia tecnológica.
 

Por islas, en Mallorca se han instalado 286 nuevos cuadros BT de la última tecnología y 1.130 equipos LVS con una inversión de 1.384.000€; en Menorca: 58 cuadros de baja tensión y 110 equipos LVS con una inversión de 233.000€; y en Ibiza: 59 cuadros BT y 323 equipos LVS con una inversión de 348.000€.
 

Para llevar a cabo estas actuaciones se han sustituido los cuadros de baja tensión (BT), y a la vegada, se han instalado los dispositivos LVS, para digitalizar los centros de distribución para la obtención de medidas de carga, tensiones e intensidades de los transformadores, entre otros.
 

Los nuevos cuadros BT son más robustos y seguros y soportan una mayor intensidad de cortocircuito, además, tienen preparada la conexión para instalar grupos electrógenos, hecho que permite reducir los tiempos de intervención y afectación a clientes en caso de avería o trabajos de mantenimiento, que redundará notablemente en la calidad del suministro de los clientes de las Islas Baleares.

 

Funcionamiento LVS

El LVS (Low voltaje supervisor), así se ha denominado el innovador dispositivo que Endesa instala en los centros de distribución, permite además de tener los datos en tiempo real, actuar de manera preventiva y llegar a detectar comportamientos anómalos, como los causados por los enganches ilegales.

Los transformadores funcionan siguiendo unos parámetros definidos, el LVS permite leer estos parámetros y a través de un sistema de alarmas, informan de cualquier alteración en el funcionamiento. El personal técnico recibe esta alarma a través de una aplicación y, además, pueden consultar en una página web los detalles del comportamiento de cada uno de los transformadores del parque de más de 11.418 transformadores que Endesa tiene en las Islas Baleares.



La electrificación es el proceso de sustituir los combustibles fósiles por electricidad en todos los sectores. Para combatir el cambio climático, la Unión Europea ha marcado como objetivo lograr la neutralidad de carbono para el 2050. Para conseguirlo es necesario el desarrollo de las energías renovables y el aumento del número de vehículos, productos y procesos que funcionan con electricidad.
 

La electrificación de la demanda es el aumento del uso de la electricidad por parte de hogares y empresas y permite reducir el uso de tecnologías que emiten CO₂.

e-distribución, la filial de redes de Endesa, trabaja para avanzar en la electrificación de la demanda y establecer las bases de un sistema eléctrico donde la flexibilidad de los recursos conectados a la red -generación, demanda (consumidores) y almacenamiento- facilita un uso más eficiente del sistema eléctrico y permite una mayor integración de capacidad renovable.

El objetivo es una mayor coordinación entre los diferentes agentes de la red de distribución eléctrica para contribuir al desarrollo de un sistema eléctrico más sostenible, eficiente y seguro. Y probar nuevos servicios de flexibilidad para resolver los retos técnicos y operativos que implica la creciente descarbonización del mix energético y los nuevos usos de la electricidad.

La conexión de nueva generación renovable cerca del consumidor final con un perfil de producción variable, y una mayor electrificación de la demanda fruto del creciente uso del vehículo eléctrico, cambia los flujos energéticos a través de la red eléctrica que pasan a ser más variables, e incluso bidireccionales según la hora del día.

 

Endesa ha invertido 2M€ en la digitalizar y mejorar de la red de baja tensión de Baleares