domingo. 25.02.2024

CaixaBank destinó un total de 897 millones de euros a financiar las necesidades de sus clientes particulares de las Islas Baleares durante el año pasado. Esta cantidad, que supone un crecimiento de 96% respecto al año anterior, se puede dividir en dos grandes grupos: préstamos hipotecarios, a los que se dedicaron 688 millones de euros, y financiación al consumo, con 209 millones de euros prestados.

La entidad formalizó durante 2022 préstamos hipotecarios por valor de más de 688 millones de euros frente a los 351 del año anterior, lo que supone un crecimiento del 96%. Destaca también la evolución del crédito al consumo, que durante 2022 alcanzó la cifra de 209 millones de euros en nueva financiación. Representa un aumento del 25% respecto a los 167 millones del ejercicio anterior. 

La directora territorial de CaixaBank en las Islas Baleares, Maria Cruz Rivera, ha subrayado que “estos datos nos empujan a seguir trabajando y profundizando en un modelo basado en una fuerte cercanía a las familias, a las empresas y a la sociedad a la que servimos. Queremos contribuir de forma decisiva a impulsar sus proyectos y, por tanto, generar un impacto positivo en la vida de las personas”.

En esa estrategia, cobra gran relevancia la fuerte presencia física de la red de oficinas de CaixaBank. La entidad está presente en más de 2.200 municipios, en 476 como único banco. Además, el 40% de estas sucursales están ubicadas en municipios de menos de 10.000 habitantes. En concreto, en las Islas Baleares, CaixaBank cuenta con 179 oficinas en 101 poblaciones. En 27 localidades es la única entidad.

En este sentido, CaixaBank apuesta por no abandonar aquellos municipios en los que es la única entidad bancaria. Es la manera de entender la inclusión financiera por parte de la entidad como una banca próxima y accesible, manteniendo inalterable su compromiso de estar cerca de los clientes.

Del mismo modo, para contribuir a la inclusión financiera del mayor número posible de personas, CaixaBank presta servicio con oficinas móviles en un total de 626 municipios en zonas rurales, en los que residen cerca de 308.000 habitantes. Estas oficinas móviles son clave en la estrategia de la entidad para evitar la exclusión financiera de las zonas rurales, además de preservar la relación directa con el cliente que reside en este tipo de entornos y mantener la apuesta de CaixaBank por la economía de estos territorios. Este servicio contribuye a la reducción de las desigualdades, uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Naciones Unidas, con los que la entidad se encuentra fuertemente comprometida.

CaixaBank destina 897M€ a financiar a sus clientes particulares en Baleares