domingo. 14.04.2024

La presidenta del Banco Santander, Ana Botín, ganó en total 12,24 millones de euros en 2023, un 4,2% más que los 11,7 millones obtenidos el año anterior, unas cifras que incluyen tanto el salario en metálico, en acciones o en diferido, como las aportaciones al plan de pensiones de la ejecutiva.

Asimismo, el consejero delegado del Grupo (CEO), Héctor Grisi, que desempeña el cargo desde enero de 2023, obtuvo un salario total de 6,79 millones de euros por esos mismos conceptos en este primer ejercicio, que el Santander cerró con un nuevo récord histórico, un beneficio neto de 11.076 millones de euros, un 15 % más que el año anterior.
 

Esos 12,24 millones de euros ganados por la presidenta en 2023 se componen de una parte fija, de 3,271 millones de euros, que aumentó un 3% interanual, un incremento que ya anunció la entidad el año pasado.
 

Botín también recibió una retribución variable, que incluye la parte correspondiente del bonus de 2023 que se cobra en febrero de 2024, así como las partes correspondientes de la retribución variable de años anteriores.
 

Asimismo, la presidenta percibió 411.000 euros por su asistencia a comisiones y dietas, al tiempo que guardó 1,1 millones de euros para su futura pensión (+5,8 %) y obtuvo 1,02 millones (+6,3 %) en concepto de "otras retribuciones", como seguros de vida, salud y otros pagos en especie.
 

La entidad explica, asimismo, que los casi 6,8 millones percibidos por el nuevo CEO, Héctor Grisi, suponen un descenso del 29% frente a la cantidad percibida en 2022 por el anterior consejero delegado, José Antonio Álvarez, puesto que el salario de este incluía la retribución variable diferida sujeta a objetivos a largo plazo de años anteriores.
 

Grisi percibió un sueldo fijo de 3 millones de euros, que supera en un 18,1 % al salario fijo cobrado en 2022 por Álvarez, así como otra parte variable, compuesta entre otros conceptos por la asistencia a comisiones y dietas, por la que cobró 340.000 euros (+ 3 % que el anterior CEO en 2022).
 

Además, Grisi aportó 966.000 euros a su plan de pensiones, algo más del 19 % más que lo guardado en 2022 por el anterior CEO, así como otros 47.000 euros procedentes de "otras retribuciones", como seguros de vida, salud y otros pagos en especie, frente a los casi 1,76 millones percibidos el año anterior por su precedesor.
 

Asimismo, la remuneración agregada del consejo de administración del Banco Santander creció un 15% y se situó en 30,68 millones de euros, un incremento que se debe, explica la entidad, a que el año pasado también estuvo en el consejo el anterior consejero delegado, José Antonio Álvarez, que forma parte de la Comisión Ejecutiva y recibe una retribución como asesor estratégico del grupo.

Además, se celebró una reunión más del consejo y cinco más de las diferentes comisiones, lo que también contribuyó a elevar la cantidad agregada percibida por los miembros de este órgano, añade el banco en un comunicado remitido a la CNMV española

Ana Botín ganó 12,24M€ en 2023, un 4,2% más, en otro año de beneficio récord