miércoles. 12.06.2024

El Banco de España calcula que los hogares de renta alta han recibido 1.377 millones de euros en concepto de bonificación de carburantes de automoción, un 45% del total desembolsado por el Estado y el triple de lo obtenido por los hogares de menor renta.
 

En un informe publicado este miércoles sobre el impacto de las medidas de apoyo puestas en marcha para afrontar la inflación, el Banco de España cifra el impacto presupuestario de todas esas medidas en una horquilla de entre 34.000 y 40.000 millones de euros en el periodo 2021-2025, con especial incidencia en 2022 y 2023.

Apunta, además, que la gran mayoría de estas medidas, entre un 80% y un 85%, tenían carácter generalizado, como las rebajas de IVA de la electricidad y los productos básicos o la bonificación del carburante, sobre las que realiza una serie de simulaciones de impacto en función de la renta.

En el caso concreto de la bonificación de los carburantes, cuyo impacto presupuestario cifra en 3.065 millones de euros, está centrado en los hogares de renta alta -de acuerdo a sus simulaciones, el 30 % de hogares más rico acumuló el 45 % del total de recursos-, por lo que fueron los más beneficiados tanto en términos absolutos como relativos.
 

También en el caso de la reducción del IVA de la electricidad y el gas los hogares de mayor renta se beneficiaron en mayor medida -2.055 millones, frente a los 1.484 millones del 30% de hogares de menor renta-, aunque el ahorro relativo fue más significativo para los hogares de renta baja, donde la energía tiene un peso mayor en la cesta de la compra.
 

Asimismo, los hogares de mayor renta ahorrarían 240 millones con la rebaja del IVA de los alimentos básicos, más que los de menor renta (142 millones), aunque el beneficio relativo es mayor para los hogares vulnerables.
 

El Banco de España también ha realizado una simulación del impacto presupuestario que habrían tenido estas medidas si se hubieran concentrado únicamente en los hogares vulnerables, entendiendo estos como aquellos con una renta inferior al 60% de la renta mediana.
 

Así, calcula que las tres medidas estudiadas -rebajas del IVA de electricidad, gas y alimentos básicos- equivalen a una transferencia de 375 euros por cada hogar vulnerable, es decir, 3.095 millones de euros, lo que supondría un ahorro de 7.484 millones con respecto a la aplicación generalizada de estas políticas.
 

En una segunda simulación, el Banco de España estima que si se repartiera la mitad del coste general de estas tres medidas (4.790 millones) entre el 30% de hogares de menor renta, cada uno de ellos recibiría 860 euros.

El documento del Banco de España constata que, debido a los diferentes patrones de consumo, los hogares de menor renta sufren una inflación más destacada (del 11,3%) que los de mayor renta (9,7%).

Esto es así porque en los hogares de menor renta los productos que más se han encarecido, como la electricidad o los alimentos, representan un porcentaje mayor de la cesta de la compra.

Las rentas altas absorbieron el 45% de la bonificación a los carburantes