jueves. 18.04.2024

El Govern aprobará en el primer trimestre de este año un decreto de medidas urgentes de simplificación administrativa. Así lo ha anunciado la presidenta del ejecutivo balear, Margalida Prohens, después de la primera reunión de la Comisión de Simplificación Administrativa, celebrada hoy en el Consolat de Mar.

Este decreto será «sólo un punto de partida para avanzar hacia la simplificación administrativa, para reducir trámites, burocracia y papeleo» y tiene entre sus objetivos fundamentales «identificar y actuar sobre los cuellos de botella a la administración», especialmente los detectados en materia de medio ambiente o recursos hídricos.

Además, el futuro decreto pretende avanzar «hacia la digitalización» y conseguir «que la administración deje de ser un problema y un obstáculo para los ciudadanos y empresas». «Sabemos que es ambicioso, que hará falta valentía, pero los ciudadanos nos votaron por eso, nos votaron por un cambio, y queremos seguir cumpliendo», ha asegurado Prohens, quien ha presidido la primera reunión de la Comisión de Simplificación Administrativa.

Este nuevo ente nace con el compromiso de reducir la burocracia en tres ejes: la simplificación de la normativa, la simplificación de los trámites y la digitalización de los procesos.

Algunas de las principales funciones de la Comisión son, por ejemplo, analizar los procesos y procedimientos de la Administración autonómica, y valorar la eliminación de trámites innecesarios o duplicados; coordinar la elaboración de normas necesarias para simplificar el ordenamiento legal y reglamentario de la Comunidad Autónoma; coordinarse con las otras instituciones en aquello que afecte los respectivos ámbitos competenciales, particularmente los compartidos en los niveles local, insular y autonómico; y la colaboración con todos los órganos de la Administración autonómica en el ejercicio de las competencias en materia de racionalización, simplificación y reducción de trabas y cargas administrativas.

La Comisión, de carácter transversal, está formada por representantes del Govern, consells insulares y ayuntamientos, estos últimos, a través de la Federación de Entidades Locales de las Illes Balears (FELIB).

Hay que recordar que la creación de la Comisión no supone ningún incremento de gasto, por lo cual no requiere ninguna dotación presupuestaria, y la asistencia a las sesiones no da derecho a indemnización.

Prohens anuncia un decreto para quitar burocracia con la administración
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad