domingo. 26.05.2024

Los residentes en Mallorca que consumen aceite de oliva han descendido del 99 % que lo compraba en 2018 al 83 % en 2023, según un estudio elaborado por la Dirección General de Calidad Agroalimentaria y Producto Local, que atribuye este descenso al incremento de los precios.
 

El informe se ha elaborado para conocer la actitud postpandemia de los consumidores de la Isla con relación a la procedencia de los alimentos que compran, para conocer el grado de consumo de las diferentes categorías de alimentos y su origen y ver la evolución de la percepción de los consumidores en comparación con el estudio de 2018, ha informado la Conselleria de Agricultura, Pesca y Medio Natural en un comunicado.
 

En todas las categorías de alimentos, más de la mitad de los encuestados manifiesta consumir productos de origen local, cada vez más valorados.
 

Los datos del estudio reflejan que no hay grandes variaciones la compra de alimentos de origen vegetal pero, en los alimentos de origen animal, disminuye el consumo de carne (del 97% al 94%), pescado (del 95% al 93%), huevos (del 99% al 93%) y leche (del 96% al 91%), algo que la Conselleria atribuye al aumento de precio de estos productos, significativamente superior a la subida que han sufrido el resto de productos alimentarios.

Baja de manera muy importante la compra de aceite de oliva (del 99% al 83%), y se mantiene el de vino, en un 55%.

Aumenta además el consumo de queso (del 90% al 95%).

En relación con la influencia que tiene el origen del producto en la decisión de compra, excepto en la sal y el vino, los compradores han evolucionado a favor de la compra de alimentos originarios de las Illes Balears, en especial en el caso de la carne (del 42 % al 66 %), queso (del 63 % al 85 %), pescado (del 41 % al 70 %), leche (del 34 % al 50 %) y aceite de oliva (del 55 % al 69 %).

El 89 % compra verduras de Baleares y para un 8 % el origen de los productos vegetales es indiferente.

El estudio recomienda que productores y elaboradores de Mallorca mejoren la indicación de origen del producto balear y promover que los consumidores verifiquen la procedencia real de los alimentos antes de comprarlos.

El director general, Joan Llabrés, advierte de que la mejora de la predisposición de los mallorquines por la compra de alimentos de Baleares "no siempre se materializa en la compra real, puesto que lo que manifiestan los consumidores no se corresponde con los datos de comercialización".

"Estamos trabajando con el sector para mejorar la indicación de origen de las Illes Balears en nuestros productos, evitar la confusión del consumidor, además de hacer una promoción intensa del producto local, para que la intención de compra que manifiesta el consumidor se haga más efectiva", ha añadido Llabrés.

Para hacer el estudio, se llevaron a cabo 1.019 entrevistas (un 79,9 % a mujeres y un 20 % a hombres) a compradores de alimentos.EFE

Menos aceite en la tierra del 'pa amb oli' por el incremento de precios