domingo. 25.02.2024

La inflación en Baleares cerró noviembre de 2022 en el 6,3%. Si bien el dato es mejor que en meses anteriores, en los que se superó el 10%, según los indicadores sociodemográficos y económicos Habits, elaborados por la consultora AIS Group, tomando como referencia el último dato disponible de la media de ingresos por hogar en Baleares, cifrada en 29.368€ (relativo a 2021), la actual inflación estaría restando este año 1.740€ a la capacidad de compra de las familias.

A nivel estatal, la inflación del último mes se ha situado en un 6,8%, lo que -sobre los 30.552€ de ingresos medios nacionales por hogar- conlleva una pérdida de poder adquisitivo anual de unos 1.945€.

Volviendo al plano regional, considerando igualmente los datos del IPC de noviembre para cada comunidad autónoma, los hogares navarros serían los más afectados.

Con una inflación del 7,6%, experimentan una disminución en su capacidad de compra de 2.690€. Les siguen los vascos, donde la media de reducción del poder adquisitivo se sitúa en 2.250€ debido al 6,5% de inflación que presenta su comunidad. Tras ellos, catalanes y aragoneses, para los que el IPC del 6,4% y del 7% respectivamente, se traduce en ambos casos en unos 2.100€ de pérdida.

Las familias de Castilla – La Mancha, pese a registrar la inflación más alta de todo el territorio (8,1%), ven menguar su capacidad de compra en 1.953€, apenas 8€ por encima de los que es la media nacional.

En Madrid, por el contrario, aunque el dato de inflación es el más bajo de toda España, 5,8%, el impacto sobre la renta media de sus familias representa una pérdida de 2.066€ en su poder adquisitivo para este año.

Los hogares donde menos impacta la inflación en términos absolutos son los extremeños, que ven menguada su capacidad de compra en 1.580€. A pesar de experimentar una inflación del 7,4%, este importe queda 365€ por debajo de la media española.

Habits es un big data desarrollado por AIS que contiene cerca de 2.000 indicadores estadísticos sobre las distintas tipologías de familias y su comportamiento sobre el territorio: ingresos, gastos en las distintas partidas de la cesta de la compra, riesgo de pobreza, precio medio de los inmuebles de su zona de residencia, nivel de estudios, tasa de ocupación y desempleo, etc.

Estos indicadores permiten enriquecer la propia información interna de las empresas y alimentar modelos de propensión de compra, de predicción del abandono o de venta cruzada. También ayudan a tomar decisiones estratégicas cuando hay falta de información interna. Por ejemplo, en el caso del lanzamiento de un nuevo producto del que, evidentemente, no hay histórico de ventas.

La inflación en Baleares resta 1.740€ a la capacidad de compra anual de las familias