domingo. 21.04.2024

La isla de Mallorca es uno de los destinos más atractivos de España y de toda la costa del Mediterráneo para escaparse en verano y disfrutar plenamente de este periodo vacacional. Un lugar mágico que hace justicia a su fama y que ofrece todo tipo de opciones lúdicas y actividades al aire libre con las que disfrutar de unas vacaciones inmejorables e imborrables.

Mallorca, la isla más grande de las Baleares, es más que un destino veraniego en el que disfrutar de playas de aguas cristalinas y una animada vida nocturna. Es también sinónimo de impresionantes paisajes naturales, un gran patrimonio cultural e histórico y una exquisita gastronomía a base de marisco y pescado fresco que satisface los paladares más exigentes, sin olvidar sus populares ensaimadas y la sobrasada.

Estas son algunas de las actividades que se deben hacer en esta isla para sacarle el provecho debido a este rincón mágico del Mediterráneo.

 

Descubrir los encantos de Palma

Disfrutar de las callejuelas de su casco antiguo es una experiencia inigualable, Palma es la puerta de entrada a la isla balear y merece la pena pasar un par de días descubriéndola. Algunos de los principales lugares que hay que visitar antes de continuar explorando la isla son la catedral de la Almudaina, el Parc de la Mar, el S'Hort del Rei, el Palacio Episcopal o la lonja.

 

Excursión a caballo

Como ya se ha comentado, Mallorca es mucho más que playas y calas paradisiacas, es una isla exuberante por sus parajes naturales, y nada mejor que descubrirlos con una ruta a caballo, tanto si se está de visita como si se vive en la isla. Se trata de una de las actividades al aire libre más placenteras y fascinantes que no hay que perderse.

Ranxo Ses Roques, centro ecuestre ubicado en Alcúdia, ofrece a las personas residentes y turistas de visita en la isla una de las mejores excursiones a caballo en Mallorca que se pueden hacer. Tienen salidas para todos los niveles, con excursiones de 1 o 2 horas, incluyendo brunch o una fantástica degustación de vinos y quesos locales.

Cabe destacar que esta empresa en concreto se ha seleccionado como ejemplo para este artículo por ser la que cuenta con mejor valoración por parte de los clientes, tanto en Google como en Tripadvisor. Además, se adaptan a las necesidades y gustos del usuario, de este modo, se pueden elegir experiencias personalizadas con guía.

Sant Elm y el islote de Sa Dragonera

Se trata de un maravilloso rinconcito ubicado en el norte de Mallorca, lejos de las masificaciones y, por lo tanto, goza de un encanto muy especial. Sant Elm es un antiguo pueblecito costero de pescadores, de apenas 400 habitantes, situado dentro de la Sierra de Tramontana que se localiza frente al islote de Sa Dragonera.

Se trata de un plan que no muchos viajeros conocen cuando visitan la isla, quedando reservado para los más aventureros y amantes del senderismo. La única forma de acceder al Parque Natural de Sa Dragonera es tomando uno de los barcos regulares que salen desde la propia localidad de Sant Elm o contratando alguna excursión organizada desde alguno de los puntos cercanos, como Santa Ponsa o Paguera.

Sa Calobra y Cala Tuent

Dos impresionantes calas ubicadas también en la Sierra de Tramontana. Sa Calobra es un destino estrella de Mallorca, una cala salvaje de aguas cristalinas entre acantilados rocosos. Una playa perfecta para hacer snorkel y fascinarse con el paisaje.

Muy cerca de encuentra Cala Tuent, una playa perfectamente conservada con aguas cristalinas de color verde esmeralda, menos transitada que la anterior y más tranquila.

Es Trenc

Es Trenc es una de las playas populares de Mallorca debido a su ambiente caribeño de arena blanca y aguas azules. Su nombre se traduce como "barranco", y cuenta con un paisaje natural envidiable.

Aunque es una playa al sur de la isla que se encuentra un poco aislada, sí que dispone de algunos servicios, como tumbonas y sombrillas de alquiler y restaurante o chiringuito en el que poder tomar algo.

Lago Martel

El lago Martel se encuentra bajo tierra en las cuevas del Drach, una red de grutas abiertas al público. Tiene 114 metros de largo y más de 12 de ancho, con una profundidad variable según la zona de entre 4 y 12 metros. Se trata de un rincón escondido entre estalactitas y muros naturales de piedra, un remanso de paz perfecto para relajarse mientras se navega por sus aguas en una barquita.

Otras visitas de interés

Otras visitas de interés, además de su más de 300 calas y playas entre las que elegir, como la Cala del Moro, son el Cabo Andritxol, el Cabo Formentor, el Parque natural de Mondragó, el Cañón de Torrent de Pareis, el Faro de Capdepera, la muralla medieval de Alcúdia y su fantástica playa, Pollença, Sóller o Valldemosa.

Qué hacer en la isla de Mallorca
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad