miércoles. 12.06.2024

Baleares tiene futuro, (re) tiene talento

Hace un año escribía en este mismo espacio sobre la cultura del esfuerzo, de superación y ganas de aprender que echaba de menos en la juventud de hoy en día, especialmente por el poco compromiso que muchos jóvenes demuestran ante el exceso de ofertas de empleo que hay en estos momentos en Baleares.

Volvemos a tener muchas plazas sin cubrir en diferentes sectores, una alarmante falta de mano de obra que por segunda temporada está afectando mucho al tejido empresarial. Sin embargo, este Archipiélago también genera talento, y mucho, como demuestran un par de ejemplos protagonizados por jóvenes estas últimas fechas que me han hecho recobrar la fe en las nuevas generaciones, que también luchan, están ávidas de crecer y reclaman con ímpetu su espacio en el mercado laboral.

La primera de las experiencias que me sorprendió y dejó una imagen excepcional fue el I Circular Innovation Hackathon celebrado recientemente en la sede de Hotelbeds organizado por la Fundación Impulsa Balears. Cerca de 200 jóvenes de diferentes partes de España se reunieron en equipos desconocidos durante 36 horas ininterrumpidas para dar soluciones, innovadoras a la par que reales, a ocho retos sobre la transición hacia el sistema turístico circular propuestos por ocho empresas punteras de estas Islas. Compartí el arranque del Hackathon con los jóvenes, también con los empresarios y directivos, en un acto que destilaba ilusión, alegría, motivación e ingenio por todos los poros.

Semanas después, el acto de clausura de esta experiencia innovadora no hizo sino reforzar mis primeras impresiones. Los grupos ganadores de los retos expusieron sus soluciones desde la creatividad, la aplicación de conocimientos técnicos e incorporación de tecnologías digitales… y una soltura y seguridad a la hora de comunicar enfrente de un público selecto que me sorprendió tanto o más que las soluciones planteadas.

Posteriormente, pude comentar con alguno de estos jóvenes sus inquietudes y proyectos de futuro, que no entienden de fronteras locales ni nacionales, van más allá, dejándome con la boca abierta y la seguridad de que el talento está entre nosotros. Muchos de estos jóvenes, por cierto, cursan sus estudios en la Universitat de les Illes Balears.

Esta misma semana, en plena vorágine de debates electorales propios de la campaña, precampaña, etc. que estamos viviendo, asistí a uno ciertamente especial, celebrado en el Centro de Enseñanza Superior Alberta Giménez de Palma (adscrito a Universidad de Comillas), y que también me dejó buenas sensaciones.

En primer lugar, los estudiantes de Comunicación en sus diferentes ramas y especialidades llenaron el salón de actos para escuchar con atención a los candidatos de los partidos políticos, que no dudaron en enviar a sus 7 cabezas de cartel (no siempre es así en unas jornadas repletas de citas de estas características); después, los alumnos cobraron protagonismo en la parte final del acto, llevándose la atención no sólo de los ‘presidenciables’ sino también de los medios de comunicación y profesionales periodísticos que cubrieron el debate.

Ignoro si los jóvenes estaban obligados o no a asistir (deduzco que no porque en la universidad los estudiantes ya tienen libertad total para decidir por sí solos el camino que emprenden). En cualquier caso, demostraron estar al corriente de la actualidad, importarles los problemas que les afectan y las soluciones que plantean los partidos de cara a los próximos cuatro años y, especialmente, que el periodismo, la comunicación audiovisual, la publicidad y relaciones públicas siguen teniendo interés, despertando la curiosidad de las futuras generaciones y garantizando el relevo de los que nos dedicamos a esta maravillosa e imprescindible profesión.

Por tanto, tenemos futuro, tenemos talento, no hay duda. Como tampoco la hay que desde el sector empresarial se está apostando y haciendo lo imprescindible por retener ese talento que tanto necesitan nuestras empresas. Las nuevas generaciones están también ahí, empujando, formándose y mostrando inquietud, nacidos en la era digital con un total dominio de las herramientas que están transformando no sólo la comunicación tradicional sino todos los ámbitos empresariales y sociales. Tenemos que confiar en ellos igual que en su momento alguien confió en nosotros. Vale la pena.

Baleares tiene futuro, (re) tiene talento