viernes. 27.01.2023

Atisbar el futuro nos tranquiliza

Dice Seligman, ilustre psicólogo, que los humanos no nos deberíamos llamar “homo sapiens” sino “homo prospectus”, ya que lo que nos distingue es nuestra singular previsión de contemplar el futuro. El poder de prospección es lo que nos hace sabios y “mirar al futuro, consciente e inconscientemente, es una función central de nuestro enorme cerebro”.

 

Según sus investigaciones, las emociones reaccionan menos al presente de lo que guían hacia una conducta futura. Se están explorando nuevos modos para tratar la depresión que ya no se basan en los traumas del pasado y las presiones del presente como sus principales causas, sino en las visiones distorsionadas de lo que se aproxima.

 

La cultura humana -el lenguaje, la división del trabajo, nuestros conocimientos, nuestras leyes y tecnología- se construye solo porque podemos anticipar lo que nuestros congéneres van a hacer en el futuro distante. Hoy hacemos sacrificios para luego obtener recompensas, ya sea en esta vida o en la siguiente que prometen tantas religiones. Apunta que “quienes padecen de depresión y ansiedad tienen una visión sombría del futuro, y esa parece ser la causa principal de sus problemas, no sus traumas del pasado ni su visión del presente”. Vivimos una época con mucha incertidumbre y la prospectiva puede ayudarnos a prepararnos y rebajar la ansiedad actual.

 

Me llega, desde México, un articulo de Carlos Glatt, consultor de innovación, en el que identifica 20 tendencias para este año. Ha sido un trabajo de prospectiva con otros colegas y me gustaría remarcar los más interesantes.

 

EN LA FORMA DE TRABAJAR. El trabajo a distancia se quedará igual. Las empresas solucionaran las necesidades tecnológicas para poder trabajar en casa, disponiendo de asistentes digitales para trabajar en forma más eficiente. La productividad ya no dependerá de tener un responsable que te controle. El desempeño se realizará a través de plataformas que facilitarán el medir resultados, los KPI´s y el uso del tiempo.

 

Se harán reuniones presenciales periódicas, en diferentes y divertidos sitios, para socializar y conectar. El concepto de liderazgo necesitará evolucionar en consonancia. Eso implicará que, en un porcentaje muy alto, las oficinas cerrarán o disminuirán drásticamente el tamaño. Los edificios corporativos disminuirán significativamente.  

 

Los viajes, congresos o reuniones de trabajo disminuirán enormemente y se harán online. Las empresas que no inviertan por lo menos un 10% en nuevas tecnologías desaparecerán. La Inteligencia Artificial (I.A) se desplegará en muchas funciones, lo que conllevará una importante reducción de las plantillas. Parece que la empresa tradicional forma parte del pasado.

 

EN EL OCIO. El turismo vuelve con fuerza, de manera mas selectiva, con mucha tecnología en su operación, desde la compra a la experiencia cliente. La gente valorará mucho mas visitar lo natural.

 

EN LA SALUD. El sistema médico ya ha adoptado lo digital con tecnología a distancia. La cita medica virtual empieza a ser la norma y acabaremos teniendo dispositivos de diagnostico en casa que ayudará al medico en su exploración virtual.

 

La salud mental se vuelve un tema más importante. Las plataformas ayudarán a sobrellevar las situaciones de agresividad, angustia y soledad que conllevará esta forma de vivir.

 

EN LA EDUCACIÓN. La educación no será como hasta ahora.  Se flexibiliza entre lo presencial y lo online. Las escuelas y universidades se transformarán en ese sistema hibrido para adaptarse a las nuevas realidades. Ya hay una propuesta de ERE en una universidad privada para despedir a 275 profesores.

 

EN LA VIDA PRIVADA. Le economía personal se contrae. Seremos más cautelosos y ahorraremos más. Se incrementa el gasto en actividades que antes no se pagaban.

 

Cambia la relación con el comercio. Aparecen otros jugadores como Facebook o YouTube para competir con Amazon. Cierran casi la mitad de las tiendas físicas. En dos años el comercio online será mayor que el presencial. Los grandes centros comerciales quedarán atrapados en el tiempo.

 

Se incrementa el nivel de conciencia de los datos personales y las plataformas cambiarán, ya que cada vez más gente pagará por mantener su intimidad. Tendencia a irse a vivir fuera de las grandes ciudades, trabajar igual y general el mismo valor.

 

EN LA SOCIEDAD. Se impone un modo de vida más natural y saludable en alimentación, relaciones, ejercicio, meditación… Nuevos modelos de información y noticias por suscripción con mayor fiabilidad y más evidencias. Mayor rigor para combatir las fake news.

 

La ciencia, la tecnología y la I.A. invaden todos los ámbitos y aportarán soluciones a los grandes problemas sociales como educación, energía, seguridad, salud. Mayor responsabilidad sobre la emergencia climática que obligará a las grandes corporaciones a transformarse.

 

Según Glatt y el grupo de expertos, el mundo está viendo este año como un nuevo inicio. Un renacimiento. Le gente replanteará sus metas personales, de trabajo, de salud, de dinero y espirituales. Vienen grandes oportunidades para satisfacer todos esos requerimientos y cambios de pensamiento. Un nuevo inicio con valores más reales. 

 

Parece que no pinta mal del todo. Habrá que transformarse. Costará, pero lo vemos más factible. El anticipar lo que vendrá nos tranquiliza, aunque no sea del todo cierto.

Atisbar el futuro nos tranquiliza
Comentarios